El veto al torneo de Tiro y Arrastre abre una brecha en el gobierno de Paiporta

Una edición del torneo de Tiro y Arrastre en Paiporta.
Una edición del torneo de Tiro y Arrastre en Paiporta. / EMILIO alba

El PSPV acusa a PodEU y Compromís de incumplir el pacto de legislatura y de «evitar consultarles» la decisión de suprimir las ayudas para la cita

DANIEL NAVARRO PAIPORTA.

La supresión de las ayudas al torneo de Tiro y Arrastre por parte del Ayuntamiento de Paiporta ha abierto una brecha en el equipo de gobierno, formado por un tripartito entre Compromís, PSPV y PodEU, la coalición de Podemos y Esquerra Unida. Así quedó demostrado en el último pleno municipal, donde el portavoz socialista, Vicent Ciscar, aseguró que esta era «una decisión unilateral que se ha evitado tratar con nosotros».

El portavoz lamentó que desde el Ayuntamiento «se haya comunicado a la población que no se seguirá subvencionando esté encuentro por considerarse maltrato animal, cuando no es algo en lo que coincidamos todos» y subrayó que «esta opinión no es la que tengo yo, ni el partido socialista».

En esta línea, Ciscar aseguró que «al comienzo de la legislatura se llegó al acuerdo de reducir la cantidad de las ayudas a la mitad, después de comparar con otras competiciones como las que se llevan a cabo en Xàtiva o en Cullera». Asimismo, apuntó que «se llegó a un consenso con el que todos estábamos de acuerdo, el Ejecutivo, las peñas y la población; y ahora parte del equipo de gobierno ha decidido romper este pacto, sin avisarnos y poniendo en nuestra boca cosas que no hemos dicho».

El representante recordó que «en el pacto de legislatura se acordó priorizar en los asuntos del programa de gobierno y que todo lo que quedase fuera se debía aprobar mediante consenso, y esto no es hacer lo que diga la mayoría, si no buscar lograr una posición común entre todos».

Por su parte el responsable de PodEU y concejal del área de cultura, Alberto Torralba, acusó al socialista de «seguir la dinámica del perro del hortelano» y «decir una cosa en un sitio y otra en otro». Incluso, el edil sacó varios gráficos mostrando la caída de votos de los socialistas.

Esta situación desató la tensión entre ambos responsables. «Usted a mi no me tiene que dar lecciones de nada, porque nosotros hacemos lo que creemos conveniente en cada momento», apuntó Ciscar y recalcó que «nosotros lo que no vamos a hacer es incumplir aquello que tenemos firmado».

El edil de Compromís, Pep Val, subrayó que «aunque hay lugar para las divergencias, todos hemos podido intervenir en el debate» y recalcó su deseo de que «se pueda seguir manteniendo el acuerdo» entre las tres formaciones.

El socialista descartó que este desencuentro pueda llevar a una ruptura del pacto de gobierno «aunque algunos lo estén deseando» y apostó por «trabajar desde dentro para poder cambiar la situación». «Todos aquellos afectados pueden venir a hablar con nosotros», recordó.

La bronca se recrudeció en el pleno cuando el responsable de PodEU comparó el torneo de Tiro y Arrastre con el maltrato machista. «En el reglamento de la Federación se apunta a que maltratar a las caballerías más de lo permitido se sancionará con tres tiros como mínimo, es como antes se decía de la mujer, que hay que maltratarla lo justo, no mucho». Representantes del grupo popular pidieron la reprobación pública del edil, algo que fue descartado alegando que se trataba de «una ironía».

Fotos

Vídeos