Vecinos recogen más de 2.300 firmas para frenar el centro de menores de Montecañada

Votación vecinal, en la pasada Junta de Barrio de La Canyada. / lp
Votación vecinal, en la pasada Junta de Barrio de La Canyada. / lp

El PSPV llevará al pleno la suspensión temporal de licencias hasta disponer de un estudio previo de actividades asistenciales «susceptibles de implantarse en Paterna»

MARINA COSTA PATERNA.

La campaña de recogida de firmas iniciada en Paterna por los vecinos para frenar la ubicación de un centro de menores proyectado en Montecañada ha superado, en dos semanas, las 2.300 rúbricas. La iniciativa se está llevando a cabo mediante el reparto de hojas de registro en locales y establecimientos y, de forma telemática, a través de la plataforma change.org.

La última reunión de la Junta de Barrio celebrada el pasado lunes «ha incentivado aún más la campaña puesta en marcha, aunque no se descarta iniciar cualquier otro tipo de iniciativas o movilizaciones, en caso de que finalmente se considere necesario», destacaron ayer fuentes vecinales consultadas.

La próxima cita importante será la del pleno del próximo 28 de febrero, cuando el PSPV presente su propuesta para suspender, de manera temporal, «la concesión de licencias y autorizaciones para la implantación de actividades asistenciales en suelo de titularidad privada en todo el término municipal».

La sesión del próximo miércoles tendrá que determinar si se inicia o no un expediente urbanístico

En el texto del documento que presentará en forma de moción se destaca que «ante la alarma social que suscita entre los vecinos y vecinas de Paterna la posibilidad de que se implanten actividades en su barrio que puedan suponer una modificación del entorno y de la convivencia ciudadana», surge «la necesidad de regular los usos del suelo» para garantizar «un crecimiento ordenado y un equilibrio urbanístico adecuado a las necesidades actuales de Paterna y de sus habitantes». En esta línea, se hace referencia a la polémica abierta por la instalación de un tanatorio en el barrio de Santa Rita, que ha obtenido como respuesta «una fuerte oposición y movilización vecinal que tenemos que tener muy presente y que nos debe servir para impulsar, desde la administración local, un cambio en todo lo que se refiere al planeamiento urbanístico de nuestra ciudad».

La supuesta implantación de un centro de menores en Montecañada «está causando inquietud y alarma social entre los vecinos», una «incertidumbre avivada por la falta de información sobre el mismo por parte de Conselleria y por las polémicas noticias publicadas respecto a otros centros de la misma índole, como es el caso de Buñol».

A esta preocupación ciudadana, hay que añadir también la generada entre los vecinos y vecinas del barrio de Alborgí «por la posible implantación de un centro para personas con discapacidad mental y drogodependencia, también dependiente de Conselleria».

Por ello, los socialistas proponen iniciar un expediente urbanístico para aprobar «todas aquellas modificaciones en el planeamiento vigente que sean necesarias en aras de poder definir y regular los posibles usos asistenciales en suelo privado que puedan tener cabida en el término municipal paternero».

Primero se plantea llevar a cabo un estudio previo de las actividades asistenciales «susceptibles de implantación en el término municipal». Así se plantea que hasta que no esté finalizado este estudio, se suspenda de manera temporal la concesión de licencias y autorizaciones para la implantación de «actividades asistenciales en suelo de titularidad privada en todo el término». Este proceso iría acompañado de una consulta ciudadana para que los vecinos puedan posicionarse sobre este tipo de proyectos.

En la pasada Junta de Barrio, a la que asistieron más de 200 personas, la mayoría de asistentes mostró su rechazo a la instalación proyectada en Montecañada, al considerar que la zona «carece de servicios y dotacionales». También lamentaron la «desinformación» existente.

El concejal de Urbanismo, Carles Martí, explicó los datos de los que dispone el Ayuntamiento y señaló que, a petición de los vecinos, trasladará la opinión mayoritaria de los residentes a la Conselleria.

Compromís per Paterna criticó «el alarmismo innecesario» generado respecto a este asunto. El socio de gobierno del PSPV mostró su «indignación al conocer la 'solución' del PSOE de pretender suspender las licencias y parar la puesta en marcha del centro en Montecañada».

Por su parte, el Partido Popular paternero presentará una enmienda para que los grupos políticos se pronuncien a favor o en contra de la ubicación del referido centro y avanzó que dará «apoyo a esta moción para que prospere y recoja las demandas efectuadas por la mayoría de los vecinos».

Fotos

Vídeos