Vecinos de Mislata se oponen a la construcción de torres de viviendas en la plaza Mayor

La plaza Mayor de Mislata, con viviendas al fondo. / lp
La plaza Mayor de Mislata, con viviendas al fondo. / lp

Los residentes critican la reducción del espacio en un municipio «saturado de pisos» y el Consistorio recuerda que el proyecto es herencia del Ejecutivo popular

DANIEL NAVARRO MISLATA.

La plaza Mayor de Mislata tiene los días contados, al menos en su estado actual. Este amplio espacio, que sirve como epicentro de la vida social del municipio, ganará dos nuevas torres de viviendas que se sumarán a los edificios colindantes de la zona, un hecho que está levantando ampollas entre algunos mislateros.

En las últimas semanas, han comenzado los trabajos de edificación en una de las parcelas de suelo. En concreto, las obras afectarán a una superficie de 3.000 metros cuadrados que pasarán a estar ocupados por dos elevadas torres de 14 alturas cada una, que dotarán al municipio de 128 viviendas.

Muchos han sido los vecinos que han mostrado su disconformidad con el proyecto a través de las redes sociales. «Tenemos un pueblo estupendo, pero con la mayor densidad de España y casi de Europa ¿y vais a construir rascacielos?», criticaba una de las afectadas. «¿Donde nos vamos?», se preguntaba otro vecino, que advirtió de los problemas que podrían generarse «por la masificación de vehículos o con la falta de servicios». Otros criticaban «que la plaza Mayor, vaya a dejar de ser tan Mayor» y solicitaban «que el Consistorio modifique el PGOU y no mire solo por el IBI que va a cobrar con los nuevos pisos».

Sin embargo, lejos de frenarse, la construcción de viviendas en la zona podía ir a más en los próximos años. El Plan de Reforma Interior (PRI) de la plaza tiene una superficie total de 45.000 metros cuadrados, de los cuales tan solo 24.000 están reservados a la plaza y el resto son ocho solares. Dos de ellos ya están edificados, uno es el que ha empezado ahora a ser urbanizado, dos son propiedad del Ayuntamiento y hay otros tres pendientes de ejecución, donde en el futuro podrían llevarse a cabo más bloques de edificios.

Dicho PRI fue aprobado a finales de 2005 por el Ayuntamiento de Mislata, entonces en manos del Partido Popular. En el pleno en el que sacó adelante el proyecto, el cual no fue respaldado ni por PSPV, ni por EU, los socialistas criticaron el modelo urbanístico «basado en la construcción desmesurada de viviendas de renta libre». Sobre este caso concreto, el PSOE de Mislata ya advirtió que los índices de edificabilidad iban a permitir a los propietarios de los terrenos «hacer un negocio desorbitado» y aseguraron que «se podría haber logrado también el traslado de la industria local con menos de la mitad de la edificabilidad permitida».

El primer edil del municipio, Carlos Fernández Bielsa, aseguró «entender perfectamente» a los residentes y subrayó que a el también le «horroriza» el proyecto.

«Ojalá pudiéramos cambiar la atrocidad urbanística y la herencia recibida del PP en forma de deuda y PAI's. Lamentablemente ya se encargó el anterior gobierno de aprobar y bloquear los planes para que ningún otro gobierno futuro pudiera modificarlos o anularlos, si no era previo pago de más de 50 millones de euros en indemnizaciones a promotores y constructores por los beneficios urbanísticos que obtendrían», lamentó el representante.

Fotos

Vídeos