Los vecinos de La Coma piden servicio de urgencias médicas y retén policial de 24 horas

Vecinos de La Coma en uno de los solares del barrio. / lp

Los residentes reclaman más vigilancia para atajar la inseguridad y medios para mejorar «la limpieza y la imagen» del barrio de acción preferente

MARINA COSTA PATERNA.

Los vecinos de La Coma reclaman la puesta en marcha de mejoras sanitarias y de seguridad con «un retén policial y un servicio de urgencias de 24 horas para poder atender las necesidades de este barrio de acción preferente en el que todavía quedan muchísimas mejoras y reivindicaciones pendientes», según destacó ayer el presidente de la Asociación de Vecinos y Entidades del Barrio de La Coma, Juan Cantero.

El representante considera que ampliar la presencia policial «con un retén abierto día y noche es muy importante para el barrio sobre todo en materia de prevención. Daría mucha tranquilidad a los vecinos y también serviría a nivel disuasorio, a muy distintos niveles». Otro aspecto «fundamental» para La Coma es el sanitario. «No tenemos urgencias médicas, ni por las tardes ni durante los fines de semana, y tampoco hay psicólogo infantil, una figura muy necesaria para muchos niños de familias que están pasando por muchísimas dificultades».

Otra petición ya trasladada a la comisión mixta es la necesidad de «incorporar un médico más para mejorar la atención sanitaria y bajar la ratio de las cartillas. Este tema lo hemos tratado varias veces con la Conselleria de Sanidad y, aunque se nos dio la razón, se escudan en que falta presupuesto para hacerlo».

Otro problema histórico que arrastra el barrio es «la acumulación de suciedad y restos de todo tipo en patios, solares y elementos comunes». «Creemos que hace falta reforzar el servicio de limpieza porque en algunas zonas, la acumulación de basura y desperdicios es ya un problema de insalubridad por la aparición de cucarachas y ratas. Los niños juegan en solares y calles que no están en condiciones. También las zonas de juego infantiles están destrozadas y arrastran desperfectos que puedan afectar a la seguridad de los más pequeños», destaca Cantero.

Otro servicio «que se ha retirado durante el verano es el que permitía entregar documentación por registro de entrada en el barrio, lo que obliga ahora a los vecinos a tener que desplazarse hasta el ayuntamiento».

Los residentes también piden que La Coma pueda incorporarse a las rutas directas que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Paterna para poder ir hasta La Fe y a la playa «con una parada propia en el barrio, ya que para las familias resulta muy complicado tener que desplazarse por falta de recursos económicos y de medios». Las necesidades del barrio han ido creciendo conforme ha ido avanzando la crisis. «Los índices de paro superan el 80%. Hay familias con todos sus miembros sin trabajo».

Otro cierre importante ha sido el del último supermercado que quedaba en el barrio. «Sabemos que desde el Ayuntamiento se está trabajando en resolver el problema y dar una solución lo antes posible. El problema es que desde el centro de La Coma hasta el hipermercado más cercano hay ahora una distancia de más de dos kilómetros».

Desde el Consistorio indicaron ayer que en La Coma «la presencia policial es constante, con una o dos patrullas todas las noches y numerosos controles. Para ampliar el horario del retén a 24 horas se necesitaría más efectivos pero el anterior ejecutivo del PP amortizó muchísimas plazas».

Respecto al inicio de las obras de reforma de más de un centenar de pisos por parte de la Generalitat, desde la entidad vecinal valoran «la incorporación de las cláusulas sociales que permiten que vecinos del barrio puedan trabajar. Esperemos que las cosas sigan así y que todas las promesas se cumplan».

Fotos

Vídeos