Vecinos del casco antiguo de Torrent denuncian la falta de iluminación en algunas calles

Una de las calles en la que los vecinos piden más luz. / lp
Una de las calles en la que los vecinos piden más luz. / lp

El Grupo Municipal Popular reclama al Ejecutivo que se aumente el alumbrado público para la seguridad de los residentes

ADA DASÍ TORRENT.

Los vecinos del casco antiguo de Torrent denuncian la falta de iluminación de algunas de las calles situadas en esta zona de la ciudad. El Grupo Municipal Popular asegura que ha recibido numerosas críticas en este sentido, recogidas de la población. Su portavoz, Amparo Folgado solicita «que se incrementen las luminarias en aquellas calles alumbradas con farolas de pie, ya que con el cambio a led quedan muchas zonas en penumbra».

En esta línea, los populares advierten que «estamos recibiendo muchas quejas de vecinos del casco histórico y principalmente en las calles en las que las farolas están a baja altura, por la falta de luz y de seguridad», por eso, Folgado solicita al Ayuntamiento que «se incremente las luminarias como ya se ha hecho en la calle Fray Luis Amigó tras las quejas vecinales», que reivindicaban la misma situación.

En este caso, las denuncias las han recogido principalmente del Raval, la plaza Major y Monte-Sión, donde, según afirman, «la oscuridad en las calles genera mucha inseguridad». «Tanto para caminar por las aceras, como para tirar la basura por las noches o entrar en los portales, los vecinos han mostrado su malestar, incluso algunos han afirmado sentir miedo ante la falta de seguridad, debido a la falta de luz», añaden desde la formación.

No obstante, los populares se han mostrado conformes al cambio de alumbrado público que ha desarrollado el Ejecutivo socialista, ya que «fuimos nosotros los impulsores de la renovación del alumbrado a luces tipo led, de un menor consumo eléctrico», pero también afirman que «en aquellas calles en las que el cambio de iluminación deja zonas oscuras, el equipo de Gobierno tiene que ponerse a trabajar y ampliar las luminarias, sobre todo en aquellas vías que cuentan con farolas de pie y a baja altura, por seguridad y por qué lo piden los vecinos».

El Consistorio firmó el nuevo contrato del alumbrado público, por valor de 3,7 millones de euros, el año pasado y con el que se han convertido 11.000 puntos de luz en farolas inteligentes y se ha llevado a cabo el cambio de bombillas por tecnología led. También incluye la telegestión por banda ancha, de forma que, a través de un tablet, se puede regular la intensidad y estar al tanto de las incidencias que puedan producirse. El objetivo con este nuevo contrato es el de reducir un 65% el consumo energético y la contaminación.

La sustitución de todo el alumbrado, que se ha realizado por fases, concluirá en un plazo de entre 30 y 40 días y desde el equipo de Gobierno señalan que «está previsto instalar nuevos puntos de luz en el casco histórico debido a las características de las farolas antiguas». «Lo que no se ha hecho en las dos legislaturas pasadas lo hemos hecho nosotros en tres años», remarcan las mismas fuentes.

Fotos

Vídeos