Los vecinos de Benetússer se quedan sin piscina un año más

La alcaldesa, Eva Sanz, en una inspección de la piscina. / lp
La alcaldesa, Eva Sanz, en una inspección de la piscina. / lp

El Ayuntamiento estudia un plan de viabilidad que determine, entre otras cosas, si la gestión es pública o en prestación de servicios

A. DASÍ BENETÚSSER.

Los vecinos de Benetússer pasarán otro verano sin poder utilizar la piscina y el Ayuntamiento tendrá que recurrir a convenios con otros municipios cercanos para ofrecer este servicio, como ya ha ocurrido en veranos anteriores, desde hace cuatro años que están cerradas las instalaciones.

El proceso para la reapertura de la piscina sigue su curso. Tras la recuperación de las llaves de las instalaciones en el mes de septiembre, la liquidación del contrato efectiva el pasado mes de marzo, y la resolución de las alegaciones a principio de mayo, el siguiente paso ha sido el encargo de la elaboración de un plan de viabilidad para el proyecto.

El Consistorio trabaja en esta iniciativa para poder analizar las opciones y estudiar la mejor propuesta de cara a la reapertura del centro deportivo. Esto un requisito indispensable para volver a poner en marcha el servicio de piscina. El estudio encargado «será lo más exhaustivo posible porque desde el equipo de Gobierno queremos abrir el complejo con garantías y que no volvamos a pasar por la situación actual», afirma la alcaldesa de Benetússer, Eva Sanz.

El informe encargado supone un requisito legal necesario para la vuelta a la actividad de la piscina. Sin embargo, el trabajo encargado por el Consistorio va mucho más allá de la exigencia burocrática. El documento requerido buscará darle una viabilidad real al proyecto que evite que se vuelva a producir una situación como la vivida en 2014.

El resultado del informe, que se espera tener a finales de junio, ayudará al Ayuntamiento a tomar decisiones en cuanto a la nueva gestión de las instalaciones. En primer lugar se deberá decidir si es la administración local la que asume totalmente la gestión o se encomienda a alguna empresa. En el caso de tomar esta segunda opción, las conclusiones del plan deben servir para la elaboración de los pliegos de contratación de la compañía que acceda a la gestión. Por tanto, difícilmente se cumplen los plazos con garantías para que este verano se pueda disfrutar de la piscina y por ello en paralelo se han iniciado los trámites para conveniar con municipios colindantes el uso de otras instalaciones cercanas.

El contrato del Ayuntamiento con una empresa para gestionar el complejo deportivo se firmó en 2009. En él, el Consistorio tenía que abonar un canon durante 30 años a la concesionaria pero dejó de pagarlo, después de que la mercantil no realizara las mejoras estipuladas como el aparcamiento y un restaurante. Así, en marzo de 2014, la empresa abandonó la gestión y se inició un proceso judicial.

En septiembre, tras la decisión judicial que ordenaba la liquidación del contrato el Ayuntamiento, recuperaba las llaves para volverla a abrir. En el presupuesto del año pasado se aprobó una partida de 1,9 millones de euros para afrontar el pago y los técnicos municipales valoraron el coste de su puesta en marcha.

Fotos

Vídeos