Vecinos de Almàssera llevan ante el Defensor del Pueblo los malos olores de un pipican

La zona del pipican que provoca las quejas. / lp
La zona del pipican que provoca las quejas. / lp

A. D. ALMÀSSERA.

Las quejas de un grupo de vecinos de Almàssera, de la calle Concordia, sobre la «falta de limpieza y mantenimiento» de un pipican y zona de esparcimiento de animales cercano a sus viviendas, han llegado hasta el Defensor del Pueblo. Desde la institución, se realizan varias sugerencias al Consistorio pero advierte al denunciante que «no se ha recibido respuesta» por parte de la administración local.

En este sentido, los vecinos señalan que llevan más de un año «esperando a que el Ayuntamiento nos de una solución y solo hace que dilatar el procedimiento, y a propósito de la contestación al Defensor no lo hace». Por ello, afirman que «les da igual la salud de los menores que no pueden dormir ni descansar por los ladridos de los perros a todas horas, ya que está a escasos diez metros de las viviendas». Las quejas vecinales se centran en los malos olores que se desprenden de la instalación. «No se lleva un mantenimiento de esta zona, ni tampoco de la de esparcimiento y no se puede estar ahí, ni tampoco en nuestras viviendas porque sube el olor a heces y orines de los perros», explican.

También añaden que «hay casos de gente con alergia al pelo del perro y a nuestras casas nos suben nubes de tierra y pelo porque el suelo del pipican no está ni siquiera como exige la ley, con gravilla, para que no haya polvo ni malos olores».

Esta situación también ha provocado que durante el verano los residentes hayan sufrido «picaduras de distintos insectos y mosquitos. Nos ha tocado a la comunidad de 90 vecinos fumigar garajes, que hemos pagado nosotros». Los residentes exigen un mantenimiento y limpieza de la zona, además de que se acoten los horarios.

Fotos

Vídeos