Vajilla de Manises para la realeza

La presentación de los resultados arqueológicos, ayer. / lp
La presentación de los resultados arqueológicos, ayer. / lp

Las últimas excavaciones confirman la evidencia arqueológica de la fabricación de piezas exclusivas para reyes de España y Francia Recuperan en el histórico barrio de Obradors vestigios singulares del siglo XV

MARINA COSTA MANISES.

Manises sigue desenterrando parte de su historia y arrojando luz sobre datos arqueológicos inéditos que evidencian la importancia que tuvo la fabricación local de cerámica siglos atrás y por todo el mundo. El Museo de Cerámica de Manises acogió ayer la presentación de los restos encontrados recientemente en el histórico barrio de Obradors, antigua cuna de la fabricación cerámica.

El alcalde, Jesús Borràs, el concejal de Promoción de la Cerámica, Xavier Morant, y el director del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias 'González Martí', Jaume Coll, fueron los encargados de presentar las piezas encontradas en las excavaciones, las cuales dan «importantes evidencias de Obradors» como proveedor de vajillas heráldicas referidas a personajes de la realeza y también a importantes órdenes religiosas.

Hasta ahora, había constancia de las cartas de la reina María de Castilla, dirigidas a Pere Boïl, «para encargar una vajilla dorada con la heráldica personal para su servicio, pero no estaba documentada la fabricación en Manises de vajillas para la Orden de la Merced, ni para destacadas damas de la realeza como por ejemplo la reina Violant de Bar».

También sorprende, por la información explícita que ofrecen, el descubrimiento de un puñado de fragmentos con el escudo de los lirios reales de la Casa Anjou de Francia. Aunque ya se conocían piezas doradas completas, con el escudo de los Anjou y atribuidas a Manises, por ejemplo en el Museo del Louvre, «la novedad principal es que por primera vez se encuentran evidencias arqueológicas de la fabricación de vajillas para el rey de Francia».

Estos hallazgos de piezas inéditas son muy aclaratorios, puesto que permiten rechazar cualquier interpretación de estos escudos «como simples motivos ornamentales». De todas las piezas, la más significativa es la que lleva un escudo en relieve, coronado con tres lirios, que claramente tiene la forma del emblema de los Anjou.

«De este modo, la arqueología de Manises demuestra de una manera muy clara, la vinculación de los Boïls y de los ceramistas locales con los reyes, no sólo de los reinos de España, sino de Francia o con los priores de las principales órdenes religiosas, manifestando aspectos de historias todavía escondidas», destacó el director del Museo Nacional de Cerámica.

Por eso, tanto el alcalde de Manises, como el concejal de Promoción de la Cerámica, han coincidido en afirmar que «estos hallazgos demuestran, una vez más, la importancia de la cerámica como el principal valor cultural e histórico de la ciudad de Manises».

Además, evidencia la necesidad urgente de recuperar el interés patrimonial de una zona «tan maltratada en el pasado como es el barrio de Obradors. Por eso vamos a seguir trabajando en la recuperación de nuestra historia, escondida ahora como yacimiento arqueológico, bajo el subsuelo del barrio derruido de Obradors».

Fotos

Vídeos