Usuarios denuncian el mal estado de la piscina de verano de Almàssera

La aparición de algas en el agua y el mal estado del gresite multiplican las quejas vecinales y el PP denuncia «la falta de planificación en su mantenimiento»

DANIEL NAVARRO ALMÁSSERA

Las incidencias por el mal estado de la piscina municipal de Almàssera se han multiplicado durante la temporada estival de este año. El mal estado del gresite, la mala calidad del agua, donde proliferaban las algas tiñendo de color verde la instalación; o la falta de cuidado del ajardinamiento y los equipamientos, son solo algunas de las quejas que los usuarios vienen denunciando en el primer mes de servicio durante las vacaciones.

En esta línea, se mostraron también fuentes del grupo popular local que advirtieron de las «múltiples quejas de los vecinos de Almàssera sobre la Piscina Municipal en las últimas semanas, que van desde el mal estado de las bombas de reciclaje del agua, de la presencia de moho en la piscina o del lamentable estado en el que se encuentra la cafetería».

El portavoz de la formación, Emilio José Belencoso, recordó que «la apertura de la piscina tuvo lugar el pasado 21 de Junio, cuando el contrato se adjudicó en la Junta de Gobierno Local solo 6 días antes, en una sesión extraordinaria y urgente». En concreto, el edil subrayó que «la Secretaria Municipal llegó a criticar que «una no adecuada planificación no hace que un asunto sea urgente, pues se trata de licitaciones que fácilmente se podían llevar a cabo en una sesión ordinaria».

De igual manera, el edil manifestó que «en reiterados plenos la oposición en bloque ha solicitado medidas, desde la reparación, analíticas del agua, e incluso una Comisión Extraordinaria de seguimiento de la instalación». Asimismo, lamentó que debido al estado de la piscina «se ha tenido que cerrar durante varios días la instalación infantil para poder repararla puesto que estaban llegando quejas de usuarios que sufrían cortes por el gresite que se desprendía de las paredes y el mal rejuntado de los ladrillos. Todo apunta a que además no se dejo el secado pertinente tras la reparación de la empresa, secado que es necesario para un buen funcionamiento».

El concejal de deportes, Aitor Ramón, aseguró ayer a LAS PROVINCIAS, que los problemas con la última contrata del año pasado habían provocado la realentización del proceso de licitación del servicio de cara a esta verano. Además el edil explicó que «la piscina se trata de una infraestructura con unos mecanismos obsoletos, de más de 20 años y por eso sufre ciertas deficiencias».

En concreto, el responsable recalcó que «tras detectarse algunas quejas en referencia al mal estado de la instalación, en los últimos días se ha procedido a la reparación del gresite de la piscina pequeña, así como se han sustituido la bomba y las sondas». No obstante, el regidor recalcó que «cuando termine la temporada de verano se revisará si son necesarias otras actuaciones».

Fotos

Vídeos