La Unidad Canina de la Policía Local se amplía y refuerza la vigilancia antidroga en Paterna

Urko y su nueva compañera de equipo, Fany, junto a un coche patrulla de la Policía Local.
Urko y su nueva compañera de equipo, Fany, junto a un coche patrulla de la Policía Local. / lp

El equipo del conocido perro Urko incorpora desde el mes de agosto a una nueva agente para mejorar el control y la prevención en parques y jardines

MARINA COSTA PATERNA.

El conocido y experimentado perro Urko, de la Unidad Canina de Policía Local de Paterna, tiene desde el mes de agosto una nueva compañera de patrulla. Fany, una hembra pastor alemán, acaba de sumarse a este amplio equipo, formado también por Kira, una bretona incorporada desde hace año y medio, y los dos agentes de policía y guías que coordinan el trabajo de dicha unidad.

Con este equipo recién ampliado, Paterna ha logrado erradicar prácticamente el menudeo de droga en parques y jardines mediante una labor «basada fundamentalmente en la prevención. Es verdad que se están realizando muchísimas incautaciones y muchos servicios pero lo más importante es el trabajo que se está haciendo en materia de ayuda, prevención, asesoramiento e información a chavales y familias con este tipo de dificultades», explica el agente y guía canino de Urko.

La incorporación de Fany permite doblar el servicio al poder duplicar los turnos, pues con los canes se pueden cubrir prácticamente todos y abarcar el mayor número de servicios, «siempre teniendo en cuenta que los animales tienen que descansar. Así se cubren unos a otros».

Marihuana y hachís

Urko, este famoso pastor belga malinois, acaba de regresar a Paterna, después de permanecer cinco meses fuera recibiendo clases de adiestramiento extra.

Con su retorno y la colaboración de sus dos compañeras, las incautaciones de sustancias estupefacientes, marihuana y hachís en su mayoría, han obligado a jóvenes y grupos de menores a tener que deshacerse de droga en cuanto los canes hacen acto de presencia en un parque o jardín. Las patrullas de Urko y su guía están teniendo tanta eficacia que hace unos días apareció, incluso, una pintada amenazadora en un parque de La Canyada en la que podía leerse «Urko muerto ya». Para la concejala de Seguridad, Nuria Campos, «cualquier vandalismo es de mal gusto y este más, si cabe, pero evidencia el excelente trabajo de Urko».

«Desde este equipo de gobierno y desde la concejalía que dirijo nuestra apuesta por la eficaz labor de esta unidad policial es firme. Por ello, seguiremos confiando en la colaboración del animal, que tan buenos resultados está dando y que tanto nos agradecen los vecinos», ha destacado Campos a la vez que ha añadido que desde que aparecieron las pintadas, las muestras de apoyo a Urko y al trabajo de la Policía han sido «constantes».

En poco más de dos años, los dos agentes y los perros de la Unidad Canina de la Policía Local han levantado más de 400 actas por infracción grave de la Ley 1/92 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.

La Policía Local realiza controles rutinarios con los perros y peina los alrededores de centros escolares, zonas de ocio y comerciales, parques y otros lugares públicos para disuadir y evitar el menudeo o el consumo de droga.

Los pequeños traficantes temen el fino olfato de Urko, un perro con más de cinco años de experiencia y «mucha escuela», destaca su guía. Los portadores de droga cambian de acera cuando se topan con este temido pastor belga malinois o lanzan las bolsitas al suelo para deshacerse de la sustancia ilegal sin necesidad de que el perro se les acerque.

Este agente de cuatro patas es capaz de detectar todo tipo de materias ilegales y hasta dinero de curso legal en grandes cantidades. Su olfato quirúrgico localiza con precisión hachís, marihuana, cocaína, heroína, anfetaminas, metanfetaminas y fajos de billetes.

Los rastreos de este equipo antidroga han logrado eliminar prácticamente el menudeo y el consumo en áreas como el Parque Central, la zona de las Cuevas, los parques de La Canyada o Alborgí, así como en chalés o parcelas de poblaciones cercanas a Paterna.

El agente que lo dirige señala que es «imposible hacer desaparecer el cien por cien de la droga pero el consumo se ha reducido muchísimo en la población». «Todos los días se nos acercan vecinos, padres y madres de chavales que agradecen la labor que estamos haciendo. Hasta Urko se ha convertido en un nuevo protagonista de la Patrulla Canina porque hasta los niños se quieren hacer fotos con él», cuenta con orgullo su entrenador.

Fotos

Vídeos