La ubicación de un centro de menores en Montecanyada desata la preocupación vecinal

Un momento del pleno en el que se abordó este asunto. / lp
Un momento del pleno en el que se abordó este asunto. / lp

El PP reclama más información para los residentes y el concejal de Urbanismo afirma que la instalación es para menores en desamparo «no conflictivos»

MARINA COSTA PATERNA.

El proyecto de ubicación de un centro de menores de acogida en Montecanyada, en Paterna, ha generado en el vecindario «malestar y mucha preocupación por la situación de inseguridad que se puede generar aquí. Pensamos que este no es el lugar apropiado para una instalación de estas características».

Los residentes están estudiando futuras movilizaciones para «evitar la puesta la puesta en marcha de este centro. Estamos en un sector aislado que ya padece problemas de seguridad. De hecho, llevamos décadas costeando un servicio de vigilancia privado». Además, destacan, «aquí carecemos de dotaciones específicas para dicha actividad. No hay escuelas públicas, ni plazas, ni instalaciones deportivas o asistenciales. Esto es una urbanización. No entendemos el motivo por el que se ha optado por esta zona».

Los afectados temen que dicha instalación traiga «problemas, posibles incidentes y más inseguridad. Aquí vendrán chavales de familias desestructuradas, es decir, familias con problemas y no lo denunciamos solo nosotros. En l'Eliana o Llíria también se ha generado mucha presión social porque los incidentes con menores están a la orden del día en las noticias».

En el pleno

El concejal de Urbanismo, Carles Martí, explicó en el pleno de este miércoles, a preguntas de la portavoz popular, María Villajos, que el proyecto contempla la ubicación de un centro de acogida para menores «no conflictivos, sino de acogida». «Una empresa ha pedido una declaración responsable para reformar una vivienda y el Ayuntamiento ha pedido el expediente a la Conselleria y estamos pendientes de recibir más información». Por su parte, la responsable popular manifestó ayer que «poner un centro de menores en una zona residencial como Montecanyada no es la decisión más acertada». El equipo de gobierno «lo primero que tendría que haber hecho es consultar con los vecinos. No han dado ninguna información y lo único que sabemos ha sido por presión de las asociaciones de Montecanyada, La Canyada y el Plantío y por una pregunta que realicé ayer en el pleno al concejal responsable».

El propio Martí reconoció ser consciente de la «alarma» que puede generar este asunto pero pidió a los vecinos «calma hasta disponer de toda la información al respecto».

El teniente de alcalde, Juanma Ramón, explicó en el pleno que la empresa «ha pedido la licencia, sin ningún problema legal, y la información de la Conselleria es que se trata de un centro de menores no conflictivos, menores de acogida que son víctimas de algún desastre familiar y que no tienen familia que los pueda acoger». Ramón destacó la «garantía de atención y experiencia» que aporta la entidad impulsora del proyecto. «No se trata de poner un módulo de Picassent con gente conflictiva. Es todo lo contrario, menores que son víctimas de algún problema familiar».

La Junta de Barrio de la Canyada recibió ayer un escrito «copia del texto recibido por email desde la Conselleria por el concejal de Barrio Carles Martí». En este documento se indica que «respecto al Centro de Acogida 'Montecañada' ubicado en Paterna, se trata de un centro con capacidad de 18 plazas de acogimiento residencial (centro de acogida)» que va a ser gestionado por una fundación «con una amplia experiencia en la gestión de centros de protección de niños, niñas y adolescentes».

En el centro se realizan «los programas necesarios destinados a atender a niños/as y adolescentes del sistema de protección, con edades comprendidas entre 6-17 años, ambas inclusive».

El equipo humano que presta el servicio «está debidamente cualificado para el desempeño de las funciones y dispone de la titulación que exige cada categoría profesional, y la ratio es adecuada y suficiente para la correcta atención que precisan», según recoge el mismo documento remitido ayer a los vecinos y asociados de la Junta de Barrio. De acuerdo con la definición establecida en el artículo 18 de la Orden de 19 de junio de 2003, de la Conselleria de Bienestar Social, por la que se regula la tipología y condiciones materiales y de funcionamiento de los centros de protección de menores, en la Comunidad Valenciana, los centros de acogida de menores «son establecimientos abiertos de atención integral y carácter educativo para niños y adolescentes en situación de desamparo, tutelados por la Generalitat Valenciana y que se encuentren privados de un ambiente familiar idóneo», subraya el texto remitido.

De momento, los vecinos tienen previsto mantener en los próximos días diversas reuniones entre asociaciones y con representantes municipales «para recabar más información y poner en marcha las iniciativas necesarias para evitar dicha instalación».

Fotos

Vídeos