El tripartito de Moncada se rompe por la celebración del festival de las paellas

Los concejales de Guanyem y Acord Ciutadà, ayer, con el escrito de su renuncia. / lp
Los concejales de Guanyem y Acord Ciutadà, ayer, con el escrito de su renuncia. / lp

Guanyem y Acord Ciutadà abandonan al PSPV y el PP exige una investigación sobre la gestión local del evento para llevar el caso a fiscalía

MARINA COSTA MONCADA.

La tormenta política encendida por la celebración de las paellas universitarias en Moncada ha calcinado el tripartito. La crisis abierta por la organización del evento echó la semana pasada tanta 'leña al fuego', que el PSPV se ha quedado solo y en minoría.

El edil de Guanyem, Manolo García, y el concejal de Acord Ciutadà, Vicent Conejero, presentaron ayer por la mañana su renuncia por escrito. Ambos representantes cumplieron así lo anunciado la semana pasada, al afirmar que dejarían el Ejecutivo, si el PSPV seguía adelante con la celebración del Festival Universitario de Paellas, evento que tuvo lugar el pasado viernes y que reunió en Moncada a 24.000 estudiantes.

«El incumplimiento por parte del grupo socialista de los acuerdos previos conseguidos para reactivar el pacto de gobierno por Moncada y, más concretamente, en lo que respecta a la transparencia y gestión compartida, supone una pérdida de confianza que me obliga a presentar la renuncia a formar parte de la Junta de Gobierno Local y solicitar que se proceda a efectuar el cese de las delegaciones que he asumido». Ambos ediles anunciaron en redes sociales su salida del Gobierno, tras presentar su renuncia por escrito.

La alcaldesa socialista pidió ayer a sus exsocios reconducir la situación en una reunión de urgencia

La alcaldesa, Amparo Orts, mantuvo ayer por la tarde una reunión con los dos representantes para «tratar de reconducir la situación. Después de trabajar durante tres años años juntos, mi intención es que podamos acabar la legislatura. Se ha trabajado muy duro durante todo este tiempo y sólo quedan 14 meses», destacó la representante socialista.

Sin embargo, la reunión del ya extripartito no logró virar el curso de los acontecimientos. «No hemos hablado del resultado de las paellas, si ha sido mejor o peor. El problema es que no se nos hizo partícipes en ningún momento, se gestionó todo a nuestras espaldas, con prisas y sin contar con nadie», puntualizó García. Las tres formaciones no descartan volver a sentarse en una mesa «pero el pacto está roto. Ya avisamos de que esto iba a suceder». Respecto a la posibilidad de reconducirlo, «también dijimos que o se paraban las paellas, si era aún posible, o dimitía el concejal de Fiestas porque creemos que es el responsable de esta forma de gestionar y esta petición sigue sobre la mesa».

Ambos representantes renuncian a formar parte de la Junta de Gobierno Local y aguardan el cese de las delegaciones que habían asumido. En el caso de García, Contratación, Servicios públicos y Servicios sociales y, en el caso de Conejero, Urbanismo, Agricultura, Parques y Jardines y Transporte público, entre otras. De momento, mantendrán sus cargos en la empresa municipal Moncada Servicios Urbanos (MSU).

La socialista Amparo Orts afirmó ayer que «las paellas se tenían que realizar, se habían generado gastos, había contratos firmados con los propietarios del suelo, con comercios del municipio.... si se hubiera parado nos podría haber tocado asumir alguna responsabilidad. Creo que ahora lo importante es no hacernos daño y tender la mano porque la situación no es irreversible. Los ediles no están cesados de sus funciones», subrayó.

Por su parte, el portavoz del PP, Miguel Gallego, reclamó ayer la creación de una comisión de investigación para aclarar «cómo se gestionó el evento y disponer de toda la documentación requerida desde el principio a nivel municipal». También destacó la voluntad de llevar el asunto a la fiscalía para detectar «si hubo alguna presunta irregularidad en relación a este tema».

El representante de Ciudadanos, Jesús Gimeno, considera que la dimisión de los dos concejales «es una consecuencia más del desastre de gestión del Equipo de Gobierno. En el Ayuntamiento se instaló el caos hace tres años y esto es una evidencia más de todo ello. Es una crónica de una muerte anunciada. Ahora el PSPV se queda solo, con 5 concejales de un total de 21, sin iniciativas, sin presupuesto, sin programa y sin proyecto y, lo peor de todo esto, es que quien sale más mal parado es el pueblo de Moncada».

Fotos

Vídeos