Torrent paga 300.000 euros en facturas con disconformidad al no disponer de contrato

La oposición tumba en el pleno un reconocimiento de crédito de la caja fija de alcaldía de 2.500 euros por un gasto en una comida para tres por valor de 108 euros

ADA DASÍ TORRENT.

Los reparos en facturas siguen estando presentes en el informe trimestral del Ayuntamiento de Torrent. A pesar de «los esfuerzos del equipo de Gobierno por ir subsanándolos», como señaló el concejal de Gestión de Recursos, Andrés Campos, la cifra se mantiene en 307.000 euros, una cantidad que Compromís, no dudó en recriminar al Ejecutivo socialista en el último pleno.

Campos señaló que «hemos dado un paso importante en la regularización de contratos como el alumbrado público, el mantenimiento de las bicicletas o el convenio para la compra de fármacos», aunque insistió en que «han sido muchos años sin subsanar esta situación y el volumen de facturación es muy importante con la falta de personal que tenemos». El edil recalcó que «cuando entramos a gobernar las facturas con disconformidad ascendían a tres millones de euros y ahora se ha rebajado a la mitad».

El portavoz de Compromís, Pau Alabajos, expuso que esta situación «se repite cada trimestre» y que «supera el límite anual en algunos casos de la ley de contratos menores». «No es culpa de las empresas ni de las entidades sino que la responsabilidad es del Ayuntamiento», explicó y añadió que esto «va en perjuicio de las empresas y autónomos que no tienen la posibilidad de trabajar con el Consistorio», aunque reconoció la «buena voluntad» del Ejecutivo.

La cifra se corresponde con cinco facturas y Compromís critica que «no subsane la situación» El Ejecutivo responde que se ha rebajado a la mitad el volumen global con nuevos convenios

Por otra parte, la polémica surgió en el pleno con la aprobación de un reconocimiento de crédito de la caja fija de gastos de alcaldía por valor de 2.500 euros y que tumbó la oposición. Concretamente, las críticas de Compromís y del PP se centraron en una comida para tres personas, el alcalde y dos técnicos de la casa, por valor de 108 euros y en la que se había pedido «jamón ibérico, salmón y chuletas».

La portavoz popular, Amparo Folgado, señaló que «algunas comidas cuestan 22 euros con menú» mientras que esta subía dicha cantidad y que «hay gastos de otras delegaciones que se han imputado a alcaldía». David Baviera, por Compromís, apuntó que «no nos cuadra ni la motivación ni el gasto realizado. No sabemos si era tan importante la reunión como para tener ese gasto» y criticó la «austeridad» de la que hace gala el equipo de Gobierno.

Por su parte, Andrés Campos aclaró que los 2.500 euros se corresponden con todo el ejercicio y que incluye «gastos protocolarios, de representación y actuaciones de colectivos». «Sale una media de poco más de 100 euros al mes, por lo que somos un Ayuntamiento austero, teniendo en cuenta que atendemos a personal y colectivos de otros municipios y comunidades e incluso a nivel internacional», añadió. «El problema es que a la hora de contabilizar el gasto, el crédito no estaba reservado y no dio tiempo a modificarlo», explicó. La propuesta tendrá que volver a pasar por el pleno tras su denegación.

Campos también recordó al PP que, durante su etapa en el Gobierno, «tuvieron una situación similar» y sacó facturas de 2014 imputadas a la caja fija de «600 euros por la compra de barreras, 480 para un pastel, 35 para un ramo de flores, 32 de un llibret e incluso un donativo».

Fotos

Vídeos