Torrent crea ayudas para el recibo del agua a través de Bienestar Social

Imagen de archivo de una sesión plenaria en Torrent. / lp

El Ejecutivo elimina la subvención Recicla con el apoyo de Ciudadanos y Guanyant y destina el presupuesto a otras cuestiones sociales

ADA DASÍ TORRENT.

El equipo de Gobierno socialista logró sacar adelante en el pleno extraordinario del pasado lunes la propuesta de modificación de crédito para destinar la subvención Recicla, que se aplica al recibo del agua, a otras partidas sociales, con el apoyo de Ciudadanos y Guanyant. Los 625.000 euros de presupuesto que englobaba esta subvención se destinarán a ayudas para la escolarización de 0 a 3 años, en 375.000 euros, la tarjeta de movilidad joven, con 100.000 euros y 100.00 euros más a políticas de Bienestar Social para familias numerosas, rentas bajas y pocos recursos, para los recibos del agua.

Esta última partida fue una enmienda presentada por el grupo municipal de Ciudadanos y que el Ejecutivo tuvo que aprobar para sacar adelante la modificación de crédito, ya que no contaba con el apoyo de Compromís, que finalmente se abstuvo en la votación, y la oposición del PP.

El concejal de Hacienda, Andrés Campos, destacó «la apuesta real por políticas que afectan a estudiantes, universitarios y jóvenes y ayudas a las familias para la escolarización de los más pequeños en lo que es una postura clara por el presente y el futuro de nuestros jóvenes».

La polémica ha rodeado la supresión de esta subvención desde que los populares advirtieron que no se estaba aplicando en los recibos del primer trimestre. Tras conocer la intención del equipo de gobierno de destinar esta ayuda a otros temas, comenzaron una campaña de firmas en la que lograron reunir 2.400 y entregarlas al Ayuntamiento, pidiendo su continuidad.

El alcalde, Jesús Ros, hizo referencia a esta campaña durante el pleno y señaló que «casi el 30% de los firmantes no han solicitado esta ayuda» y añadió que «hay firmas que están duplicadas, incluso algunas aparecen hasta cinco veces». Ros se mantuvo firme y comentó que «si la ley de protección de datos me lo permite, enviaré una carta a las cerca de mil personas que quedan en la lista para explicarles las razones por las que se elimina».

Las enmiendas de Compromís, que proponía mantener la ayuda a las rentas más bajas, y la del PP que pretendía que siguiera como está, fueron desestimadas en la comisión anterior al pleno. Ambas formaciones criticaron que «no se especificaban criterios de renta para las nuevas ayudas» e incluso el portavoz de Compromís, Pau Alabajos, solicitó que de forma explícita «se confirmara».

La concejala popular, Amparo Folgado, insistió en la necesidad de mantener la ayuda «porque se trata de un compromiso con las buenas prácticas» ya que para solicitarla los ciudadanos debían firmar un contrato con este fin. Folgado acusó a los socialistas de «querer quitar esta subvención a los torrentinos» porque «se puede sacar el dinero de otras partidas para crear las nuevas ayudas». La portavoz popular también recordó a los socialistas que «en el proyecto de presupuestos de 2017, se recogía esta ayuda».

Por su parte, Ciudadanos, matizó que «ante la imposibilidad de que se mantuviera por criterios de renta, hemos propuesto, como segunda opción, crear ese fondo de cooperación para ayudas destinadas a pagar los recibos del agua».

El portavoz de Guanyant, Jaume Santonja, explicó su voto a favor «como mal menor». «Siempre hemos estado en contra de esta ayuda porque no se hace una baremación social», añadió y recordó que «propusimos que se destinara a políticas sociales pero no se nos hizo caso porque no era una medida popular».

Fotos

Vídeos