Torrent agota el suelo para edificar nuevas viviendas

La zona de expansión de Torrent de Parc Central, a la entrada de la ciudad. / lp
La zona de expansión de Torrent de Parc Central, a la entrada de la ciudad. / lp

La construcción se reactiva desde agosto del año pasado y en 2017 se solicitaron tres licencias para promociones de edificios

ADA DASÍ TORRENT.

El suelo residencial para construir viviendas en vertical está prácticamente agotado en Torrent, como síntoma de la reactivación del sector de la construcción. Según explicó el alcalde, Jesús Ros, «Parc Central se ha reactivado en poco más de tres meses, con la puesta en marcha de promociones en unos siete solares». Tal y como señala el primer edil, «en la avenida Al Vedat, actualmente hay cuatro obras en marcha y ya no quedan solares para construir vivienda nueva».

Esta progresión tiene su reflejo en los datos sobre las licencias de construcción otorgadas desde 2015. En este año, se solicitó solamente la construcción de 17 viviendas unifamiliares. Un año más tarde, a estas se sumaron 28 más, un edificio de 27 pisos y 12 naves industriales. En 2017 es cuando llega el repunte con 38 unifamiliares, 14 naves industriales y tres edificios de 8, 12 y 19 viviendas, y en estos primeros meses del año, la cifra se sitúa en 8 pareados, tres naves y un bloque de 26 pisos.

Ante esta situación, Ros remarcó que el suelo para construir vivienda vertical «está prácticamente agotado», no ocurre lo mismo con las viviendas unifamiliares, como por ejemplo la urbanización Miramar que se ha recuperado y revitalizado, y ya está prácticamente concluida.

A pesar de ellos, en el último pleno, se dieron por cancelados hasta tres Programas de Actuación Integrada (PAI) de iniciativa privada para urbanizar la Canyada del Llop y el Barranc de Les Canyes, entre ellos, uno ya caducado y otro porque quedó desierto. El fin de la fiebre de la construcción supuso que otras muchas de estas actuaciones estén paralizadas ante la falta de inversión de la iniciativa privada.

No obstante, todavía esa pendiente el proyecto de urbanización Parc Central IV, que une la zona actual con la Marxadella y el colegio San Pascual.

Este programa está aprobado, tal y como recalcó Ros, «solo falta que los propietarios de los terrenos acepten las cotas de urbanización que se han revisado, ya que los precios son de 2007». Este plan, en el que el Ayuntamiento actúa como agente urbanizador, «se paralizó por prudencia», cuando se produjo la explosión de la burbuja inmobiliaria.

Actualmente, una empresa privada está redactando el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad, que todavía se rige por el que data de 1990, y que definirá la expansión urbanística futura. En la presentación de los primeros esbozos el año pasado, Ros anunció que las premisas básicas serán la limitación y consolidación de los grupos diseminados, la protección de la huerta, en la partida del Safranar, y reducir las hectáreas urbanizables. También apuntó que, en estos primeros trabajos, se define el crecimiento poblacional que se espera y «a razón de este, se harán las calificaciones de terreno necesarias».

Fotos

Vídeos