Los talleres provisionales de la T2 se ubicarán en un solar de Quatre Carreres

La Generalitat y el Ayuntamiento acuerdan que la estación de Hermanos Maristas se construya en superficie

I. D.

valencia. Comienzan a darse los primeros pasos para desbloquear la situación de la línea T2 de metro y tranvía, paralizada desde 2011. Si la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, explicaba este miércoles que los presupuestos de la Generalitat para 2018 incluirán un millón de euros para la redacción de los proyectos constructivos, ayer el Consell y el Ayuntamiento acordaban otro aspecto importante de la infraestructura: la ubicación de los talleres de los vehículos.

Así, el Consistorio cederá una parcela municipal junto al polideportivo de Quatre Carreres, por lo que las instalaciones de mantenimiento de los convoyes quedarán ubicados en la avenida Armando Granell (antigua avenida del General Urrutia). Es el acuerdo que alcanzaron las dos administraciones en la reunión que mantuvieron ayer para estudiar el lugar del taller y las alternativas del trazado de la línea.

Los talleres son necesarios para albergar las unidades que circulen por esta línea (que probablemente también habrá que adquirir), dado que la T2 está aislada del resto de la red de Metrovalencia, como ya explicó la consellera Salvador el pasado junio cuando se anunció el desbloqueo de las obras gracias a una reasignación de fondos europeos.

La Generalitat y el Ayuntamiento también tomaron la decisión de que la estación de Hermanos Maristas se hará finalmente en superficie, por lo que el trazado discurrirá en superficie a lo largo de la avenida Amado Granell hasta la finalización de la línea en Nazaret. No obstante, la llegada al barrio marítimo no está prevista en la primera fase de ejecución de las obras, donde los trabajos únicamente se reanudarán entre la calle Alicante y l'Oceanogràfic. La previsión de la conselleria es que la primera fase pueda ejecutarse en 2019.

Según el director general de Obras Públicas, Carlos Domingo, la redacción de los proyectos y los acuerdos de los talleres, son un ejemplo del «espacio de consenso y diálogo» con el Ayuntamiento para desbloquear una infraestructura paralizada «por la falta de planificación del anterior gobierno».

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció a mediados de junio que las obras iban a reanudarse con una inversión inicial de 50 millones, de los que 30 corresponderían a una aportación de la propia administración autonómica y los otros 20 del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). La inversión total de la T2, hasta Nazaret, asciende a 172 millones.

Más

Fotos

Vídeos