El Supremo reduce la condena al policía de Mislata que falseó multas

La sala aplica la atenuante de confesión al autocalificarse como «único culpable» por imponer infracciones inexistentes

M. C. MISLATA.

La sala segunda del Tribunal Supremo ha reducido de 4 años y medio a 2 años la pena de prisión a un policía local de Mislata que impuso cuatro multas de tráfico por infracciones inexistentes a una persona con la que estaba enemistado.

Según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el motivo de esta rebaja es que el Supremo aplica al agente la atenuante de confesión, ya que en el juicio se autocalificó como «único culpable» y admitió haber redactado los cuatro boletines con las falsas denuncias, así como las respuestas a las alegaciones de la víctima.

El policía, Fernando C. L., es condenado como autor de un delito continuado de falsedad en documento oficial, con la atenuante de reparación del daño (que ya aplicó la Audiencia de Valencia) y la de confesión que ahora aprecia el Supremo. También se le reduce la inhabilitación para ejercer como policía local de 5 años a 11 meses, y la multa económica de 3.600 euros a 480.

En responsabilidad civil, se mantiene lo establecido por la Audiencia de Valencia y el policía tendrá que indemnizar con 2.000 euros por daños morales al hombre al que denunció falsamente.

Por otro lado, el Supremo rechaza los recursos de los otros dos policías locales que resultaron condenados en el caso por firmar los boletines falsos de denuncia, a quienes se confirman multas económicas por delito de falsedad imprudente, se les inhabilita durante 6 y 9 meses respectivamente, y tendrán que pagar 500 euros cada uno a la víctima.

Fotos

Vídeos