Silla exporta su moneda social a seis municipios para reducir costes

El edil, Salvador Mestre. / lp
El edil, Salvador Mestre. / lp

El Gallet consiste en créditos que se usan para intercambiar productos a través de una plataforma web «muy intuitiva y sencilla de utilizar»

ADA DASÍ SILLA.

Representantes de los Ayuntamientos de Torrent, Beniparrell, Almussafes, Albal, Massanassa y Picassent asistieron esta semana a una reunión en Silla sobre la implantación de la moneda social que han denominado el 'Gallet' y que permite intercambiar productos y servicios entre los usuarios a través de una plataforma on line. El objetivo de esta reunión es el de mancomunar los costes y la gestión de la Red de Intercambio Comunitario y que tenga una dimensión comarcal, mediante la firma de un convenio.

En palabras del concejal de Transparencia, Comunidad y Participación de Silla, Salva Mestre, la implantación en otros municipios «es importante porque con una territorialización más amplia las monedas sociales arraigan mucho mejor y los beneficios de cohesión comunitaria y de economía solidaria y sostenible para ayudar a las personas, se reforzarán al máximo».

Así, aunque el proyecto está ya listo para su puesta en marcha a nivel local, se pospondrá para incluir el máximo de municipios y «mejorar positivamente el impacto social», como señala Mestre.

En la reunión informativa, Vanesa Campos, en representación de la Cátedra de Economía del Bien Común de la Facultad de Económicas de Valencia, y Miguel Yasuyuki, del Instituto de la Moneda Social, estuvieron presentes para mostrar su apoyo apadrinando el proyecto. Además, intervinieron José Villalba, técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Silla, que explicó el reglamento de funcionamiento de la Red de Intercambio Comunitario, aprobado hace un mes, y Cristina Bonora y Juan Ferrer, quienes hablaron sobre la imagen diseñada para la promoción pública y el plan de comunicación.

Por su parte, Fernando Zabaleta, creador y responsable técnico de la web, hizo una demostración del funcionamiento y operatividad de la plataforma online. El vecindario podrá participar de esta nueva red mediante este sistema «muy intuitivo y sencillo de utilizar», como señaló.

Una vez registrada, la persona usuaria dispondrá de su crédito en 'Gallets' para operar en ella publicando ofertas y demandas. La web permitirá hacer intercambios multilaterales entre todos los miembros de la red. Según el concejal de Comunidad, «esto permitirá que el vecindario dé satisfacción mutua a sus necesidades, reforzando la cohesión social y mejorando también la vida de las personas que más lo necesitan».

En el reglamento de funcionamiento que el Ayuntamiento sacó a exposición pública, se explica que el 'Gallet' (con el signo G), que no tiene valor monetario de curso legal, permite que no sea necesario cobrar dinero por los bienes o servicios intercambiados, sino que estos se hacen a través de un sistema de crédito social y comunitario no convertible en euros. El valor de una hora de trabajo es de 10G y, a partir de esta referencia, se puede valorar cualquier producto o servicio. De todos modos, cada usuario puede poner libremente el precio de sus ofertas.

La normativa también establece que se realizarán evaluaciones sobre el intercambio de un bien o servicio con puntuaciones para las personas usuarias. «De esta manera disminuyen los riesgos al poder prever el comportamiento que tendrá el usuario basándose en sus actuaciones anteriores», señala. Estas evaluaciones serán públicas y accesibles para todos, con el fin de que sirvan como un mecanismo de control en una relación triangular, y la plataforma podrá desactivar aquellos usuarios que no obtengan valoraciones positivas.

Fotos

Vídeos