El servicio de la Mancomunitat de l'Horta Sud recoge 150 animales en seis meses

Uno de los caniles de la empresa de recogida de animales.
Uno de los caniles de la empresa de recogida de animales. / lp

Un total de nueve municipios de la comarca participan en esta iniciativa comarcal a los que se sumarán en breve Mislata, Sedaví y Xirivella

A. DASÍ

torrent. El servicio mancomunado de recogida de animales que engloba a un total de nueve municipios de l'Horta Sud ha recuperado un total de 150 animales en el primer semestre de este año, el 80% de ellos perros, aunque también un gallo y un cerdo. De esta cifra, 94 han sido en servicios ordinarios, 36 en actuaciones en horario nocturno o festivos, y 20 en recogidas múltiples o con animales no habituales en espacios públicos.

Albal, Aldaia, Alfafar, Benetússer, Beniparrell, Catarroja, Paiporta, Picanya y Quart de Poblet se sumaron a esta iniciativa propuesta a través de la Mancomunitat de l'Horta Sud con la que se pretende mejorar este servicio, que presta actualmente la empresa de Sollana, Gossos d'Alpe. A estas localidades se sumarán en breve Mislata, Sedaví y Xirivella.

Tal y como informan desde la entidad comarcal, la casuística es muy variada y el número de actuaciones depende de la población de cada municipio. En este sentido, Aldaia es donde más veces se ha actuado con 32 servicios en el primer semestre, a esta le siguen Quart de Poblet, con 30, Catarroja, con 25, y Paiporta, con 24. Muchos de los animales de compañía recogidos de las calles son por extravío, que finalmente recuperan sus propietarios.

La Mancomunitat Intermunicipal de l'Horta Sud gestiona este servicio de recogida, custodia y protección de animales de compañía abandonados, errantes o decomisados, el tratamiento de animales fallecidos en espacios públicos y el desarrollo de la estructura necesaria para fomentar siempre su posterior adopción.

El objetivo de mancomunar esta prestación es el de facilitar estas tareas a los municipios y la vez, ofrecer mayores garantías de calidad ya que es la entidad la que se encarga de revisar que se cumplen las condiciones establecidas en el convenio.

La empresa que presta este servicio actualmente, Gossos d'Alpe, tiene casi 200 perros en espera de adopción en sus instalaciones de Sollana. El centro cuenta con una veterinaria, de lunes a sábado, que se encarga de administrar la vacuna antirrábica a todos los animales que llegan, así como de colocarles un microchip.

Desde la mercantil señalan que «los perros que más cuestan de adoptar son los de gran tamaño, tipo mastin, pastor alemán o los considerados de raza potencialmente peligrosa, como los pitbull o American-Stanford, por los que se hacen campañas específicas para ellos, como la actual 'Adopta un Grandullón'».

Fotos

Vídeos