Rocafort negocia con el Consell, Godella y Burjassot alternativas al canal que afecta a la huerta

La reunión mantenida esta semana para abordar alternativas. / lp

El Ayuntamiento quiere evitar la construcción de un azarbe de hasta 30 metros de ancho para pluviales que cruzaría los campos por una obra «menos agresiva»

M. COSTA VALENCIA.

El Ayuntamiento de Rocafort está negociando con la Conselleria de Medio Ambiente y las localidades de Godella y Burjassot alternativas al azarbe en su huerta para evitar la «grave afección» que generaría esta obra de grandes dimensiones.

El Ayuntamiento quiere encontrar una alternativa que evite la construcción de una canalización para aguas pluviales en la huerta, con el objetivo de preservar el patrimonio natural de la localidad que se vería afectado por esta infraestructura.

El alcalde en funciones, José Antonio González, y el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Eduard Comeig, mantuvieron una reunión con el secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, la alcaldesa de Godella, Eva Sanchís, y el concejal de Medio Ambiente, Fernando Oliveros, así como con técnicos municipales de Burjassot, para llegar a un acuerdo.

El objetivo es solucionar el problema de las inundaciones en esta zona de l'Horta Nord mediante una intervención menos agresiva que la del actual proyecto. Este encuentro se produce dos semanas después de que el pleno del Ayuntamiento de Rocafort aprobara una moción para instar a la Generalitat a paralizar el plan.

El proyecto prevé construir un canal de más de un kilómetro de largo y de hasta treinta metros de ancho «por mitad de la huerta de Rocafort, desde el límite entre el municipio y Godella hasta Massarrojos, en paralelo a la plataforma del ferrocarril».

El pleno municipal rechazó la intervención por considerar que era «demasiado agresiva con el medio ambiente» y que se debía llegar a una solución de consenso entre los municipios afectados y la Conselleria. En este sentido, el encuentro confirmó el compromiso de todas las partes implicadas por alcanzar un acuerdo y considerar otras alternativas.

Entre los asistentes acordaron que la primera semana de octubre habrá una reunión técnica para estudiar otras posibilidades al actual proyecto.

Entre ellas, estará sobre la mesa la posible construcción de balsas de laminación en determinadas zonas de Rocafort y Godella que permitan drenar el agua de lluvia y controlen las avenidas en origen, con el fin de evitar que lleguen a la Real Acequia de Moncada.

El proyecto inicialmente previsto, que data de 2006 y que fue revisado el pasado mes de mayo, contempla crear «una barrera de hormigón entre la localidad y la huerta, lo que supone una agresión irreparable al territorio».

La actuación separaría, además, «a Rocafort de su huerta, interrumpiría los accesos naturales y, además, dejaría solamente cinco pasos en alto para acceder a ella a lo largo de todo el recorrido de la obra». Así se resaltó en el pasado pleno.

El Consistorio entiende que esta zona de l'Horta Nord sufre graves problemas por las inundaciones, especialmente en Godella, que merecen solución. «Pero ha de ser una solución de consenso entre los municipios afectados, entre ellos Rocafort, y la Generalitat». Por ello, «es necesario buscar una alternativa técnica asumible, con un planteamiento social y natural sostenible».

Fotos

Vídeos