Ribó tilda de «limosna» el dinero previsto para el transporte metropolitano

Puig critica al Gobierno por seguir «marginando» a la Comunitat mientras los populares aplauden esta «buena noticia»

A. S. / AGENCIAS VALENCIA.

La derecha política peleó ayer por adjudicarse el mérito de que el Gobierno vaya a ofrecer hasta 60 millones de euros en tres años para el transporte metropolitano. Lo hizo casi de manera literal, con Fernando Giner (Ciudadanos) y Eusebio Monzó (PP) en Les Corts. Mientras, en el otro lado del arco parlamentario, el anuncio se recibió con tibieza e incredulidad.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, tildó de «limosna» la aportación, mientras el president de la Generalitat, Ximo Puig, insistió en reclamar 38 millones de euros. El primer edil destacó, eso sí, que las reivindicaciones que se han hecho desde la Comunitat empiezan a «romper las posiciones de no querer aportar ningún duro» a este transporte, y tachó de «absolutamente intolerable» que se hable de cifras por debajo de la cantidad «clara» y «definida» que se precisa.

«El resto son promesas, o son cantidades que tienen connotación de limosna porque se les está cayendo la cara de vergüenza» al PP y a Ciudadanos, que apoyan estos Presupuestos del Estado, por no aportar en ellos «un duro» a la movilidad en el área metropolitana.

Puig, por su parte, indicó que se trata de una situación «absolutamente anómala», pues «la realidad» es que lo que le corresponde al transporte metropolitano de Valencia es «como mínimo» 38 millones de euros» para colocarse en una situación de «justicia equitativa».

Puig lamentó que el Gobierno central no cumpla con la ciudad y que se anuncien unos recursos para los próximos años que no se sabe «ni dónde están ni cuándo vendrán», algo que en su opinión no tiene «ningún sentido», y denunció que para el Gobierno central la Comunitat sigue siendo «un convidado de piedra». El presidente añadió que es «de aurora boreal» que luego se diga que en el futuro habrá diez millones un año y veinte otro año y que se venda «como un gran éxito», cuando lo que se hace es «continuar marginando» a la Comunitat, a la ciudad de Valencia y al área metropolitana.

Por otra parte, el concejal de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Valencia, Giuseppe Grezzi, afirmó que al PP y Cs les daba «vergüenza» no dar nada al transporte metropolitano valenciano y han aportado «las migajas». Denunció que de cumplirse el acuerdo alcanzado entre estos partidos Valencia recibirá 60 millones en tres años, mientras que Madrid y Barcelona recibirán más de 700 millones, «una desvergüenza»: «Es indecente». Señaló que con los diez millones previstos para este año poco podrán hacer, más allá de comprar algún autobús y mejorar frecuencias. El edil Grezzi afirmó que la falta de un plan de movilidad urbana sostenible metropolitano es «una excusa» para no dar el dinero, como ha demostrado esta decisión del Gobierno central cuando la Generalitat aún no ha terminado de elaborar el citado plan: «Demuestra que no tenía nada que ver».

60 en tres años

En la comarca, el PP de Mislata felicitó a la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, por «hacer política para las personas». El portavoz de la formación, López Bronchud, dijo que «la inversión prometida en tres años de 60 millones de euros por el gobierno de Rajoy es una muy buena noticia, sobre todo para los vecinos del área metropolitana que usamos transporte público» y evidencia que «a Madrid se va a conseguir y no a llorar».

Bronchud señaló que «nos quedamos solos en la defensa de la EMT, con un PSOE que anunciaba que los autobuses llegarían con la izquierda al frente del Consistorio. Pero cuando llegaron Ribó y el PSOE al Ayuntamiento, pidieron cinco veces más de lo que se pedía con Barberá y nos quedamos definitivamente sin autobuses y desconectados». «Si los 60 millones comprometidos para Puig y Ribo son limosna, ¿qué era el millón que el alcalde de Valencia le exigió a Mislata para devolvernos la EMT?».

Fotos

Vídeos