El edificio abandonado de la Patacona será una residencia para más de 400 estudiantes

El edificio de la Patacona en el que se construirá la residencia universitaria. / lp
El edificio de la Patacona en el que se construirá la residencia universitaria. / lp

El inmueble, de 22.000 metros cuadrados y siete alturas, contará con recepción, espacios de ocio, terraza chill out, bar, restaurantes, gimnasio y aulas de coworking

DANIEL NAVARRO Alboraya

El gran inmueble de cristal de la Avenida Blasco Ibáñez, en el barrio marítimo de la Patacona de Alboraya, tendrá al fin un uso, tras pasar más de diez años abandonado y convertirse en uno de los emblemas de la burbuja inmobiliaria en la localidad.

A pesar de que varias han sido las empresas que se han interesado en el edificio con el objeto de llevar a cabo oficinas o una zona comercial, finalmente ha sido la empresa Syllabus by Urbania la que ha comprado esta construcción de 22.000 metros cuadrados y siete plantas, en la cual pretende llevar a cabo una residencia de estudiantes con más de 440 camas.

La actuación se incluye dentro de los planes de inversión de la firma que ya anunció su intención de gastar más de 200 millones de euros en la adquisición y desarrollo de activos destinados al alojamiento de estudiantes en las principales ciudades universitarias, con el objetivo de generar 4.000 camas en los próximos tres años.

La dotación es la más grande proyectada por la empresa en ciudades españolas como Madrid, Sevilla, Málaga y Barcelona. En concreto, la residencia contará con restaurantes, terraza chillout, espacios de ocio, gimnasio, bar, aulas de coworking y recepción, entre otros.

El gerente de la empresa, Jeffrey Sújar, explicó al respecto que con este nuevo proyecto apuesta por Valencia «como ciudad universitaria de fuerte dinamismo y que está generando un interés creciente entre los estudiantes extranjeros que eligen España para internacionalizar sus estudios». En esta línea, la firma pretende atraer a los miles de estudiantes de los centros universitarios cercanos como la Universitat de Valencia o la Universidad Politécnica, así como otros centros de negocios adyacentes.

El proyecto dotará de un uso al fin esta instalación, que era el último inmueble pendiente de terminarse en este distrito costero. De hecho, su deterioro había generado algunos problemas de seguridad en el barrio, teniendo que ser intervenido en dos ocasiones por parte de la Policía Local debido a los desprendimiento de las laminas metálicas y los cristales que conforman su fachada. Precisamente, en una de esas ocasiones, un policía terminó herido por cortes en el rostro y un brazo.

Fotos

Vídeos