Quabit y Alboraya negocian la deuda y el desarrollo del sector Port Saplaya

Port Saplaya.
Port Saplaya. / Zeppeline Valencia

La reactivación del sector permitirá desarrollar cerca de 130.000 metros cuadrados edificables en primera línea

EFEValencia

Quabit y la sociedad pública de suelo del Ayuntamiento de Alboraya en Valencia (EGUSA) están negociando llegar a un acuerdo, que está "muy avanzado" según la empresa, para poder desarrollar el sector Port Saplaya y facilitar el pago de las cantidades que adeuda a la inmobiliaria.

EGUSA debe devolver a Quabit 26,2 millones de euros (23,4 millones que adelantó la compañía al municipio para el desarrollo del Sector "UE-2 Port Saplaya" y 2,8 de intereses devengados desde el año 2014), según ha recordado la inmobiliaria.

Quabit ha informado de que la Audiencia de Valencia ha confirmado la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 6 de Valencia de 15 de diciembre de 2016 y su posterior auto aclaratorio del 11 de enero de este año a favor de la compañía.

Según esa sentencia, la sociedad pública de suelo del Ayuntamiento de Alboraya deberá devolver a la inmobiliaria esa cantidad, pero Quabit asegura en un comunicado que ambas empresas "trabajan para alcanzar un acuerdo que permita el desarrollo del Sector Port Saplaya y que facilite a EGUSA el pago de las cantidades que le adeuda".

Concretamente negocian para alcanzar un acuerdo de desarrollo del sector, que actualmente está "muy avanzado", para dar por satisfechas las cantidades que EGUSA adeuda a Quabit con el suelo resultante, y reportar paralelamente a EGUSA parte del beneficio en suelo.

La reactivación del sector permitirá desarrollar cerca de 130.000 metros cuadrados edificables en primera línea de mar con una inversión cercana a los 200 millones de euros y la creación de más de 1.000 empleos directos.

La sentencia se refiere a una operación que data de diciembre de 2008, cuando EGUSA y Grupo Mediterráneo Costablanca (GMCB) -que estaba constituido conjuntamente por Astroc (empresa originaria de lo que hoy en día es Quabit) y Rosal- firmaron un acuerdo para desarrollar el proyecto urbanístico una vez que ambas compañías resultaron adjudicatarias del concurso para llevarlo a cabo.

En enero de 2014 venció el plazo para ejecutar el Plan de Reforma Interior (PRI) UE-2 del Polígono II de Port Saplaya, que comprendía el desarrollo en el sector de cerca de 900 viviendas, un hotel, una marina, un auditorio y cientos de amarres.

Sin embargo, en virtud de la imposibilidad de desarrollarlo, el 5 de febrero de 2014 GMCB comunicó a EGUSA la resolución del contrato requiriendo a la misma el reintegro del dinero aportado.

Tras la falta de respuesta, los ganadores del concurso volvieron a reclamar a la empresa pública del suelo la devolución de los fondos.

En su demanda, Quabit entendía que había habido un vaciamiento "sin control" de las cuentas de EGUSA por parte del Ayuntamiento y que la responsabilidad contractual que era exigible a la sociedad pública de suelo de Alboraya se debía extender también al consistorio.

Además, sostenía que EGUSA no llegó a aportar los terrenos necesarios para la promoción del complejo urbanístico.

Desde EGUSA argumentaban que habían realizado una serie de actuaciones relacionadas con el proyecto que le habían ocasionado un "importante desembolso económico" y negaba que el dinero aportado por la antigua Astroc se hubiese entregado o transferido al Ayuntamiento.

Fotos

Vídeos