Los psicopedagogos escolares cesan de sus funciones por las facturas sin pagar de Burjassot

Concejales en el pleno de Burjassot. / lp
Concejales en el pleno de Burjassot. / lp

Ciudadanos pide una comisión informativa por las deudas pendientes del Consistorio tras causar la dimisión de la concejala de Educación

DANIEL NAVARRO BURJASSOT.

El cese de las actividades del gabinete psicopedagógico de Burjassot, que prestaba sus servicios en algunos centros escolares de la localidad, sigue levantando ampollas en el municipio, después de que la concejala de Educación, Laura Espinosa, presentase su dimisión por este motivo al imposibilitarle «desempeñar adecuadamente la responsabilidad social de gestionar políticas educativas de calidad».

De acuerdo con la misiva enviada por la Coordinación Psicopedagógica la situación del servicio con el Ayuntamiento de Burjassot era «irregular lo que ha generado el impago de las facturas emitidas en los últimos meses». En esta línea, la firma explicó que «este impago ha llevado a la empresa a una falta de liquidez para poder afrontar con normalidad sus obligaciones laborales, tributarias y fiscales». De acuerdo con la empresa esta situación era «insostenible» por lo que se «requirió al Ayuntamiento en varias ocasiones una solución sin que se haya procurado buscar alternativas viables, siendo la propuesta del Consistorio que la empresa deje de prestar dicho servicio de forma inmediata».

En esta línea, desde la compañía señalaron esta deuda como causa de que el pasado 1 de abril de 2018 los profesionales que conformaban el Servicio Psicopedagógico Municipal, dejaran de ejercer las funciones propias del Gabinete Psicopedagógico Municipal en los centros escolares y escuelas infantiles, en los que ha realizado una atención directa «con las consecuencias que pueden derivarse de la no prestación de dicho servicio en los centros escolares, como los expedientes por terminar, peticiones del área sin atender, además de otros asuntos».

Por su parte, desde el Consistorio admitieron que se adeudan «las facturas desde el mes de enero», no obstante, recalcaron que «la situación se regularizará en los próximos días». De igual manera, aseveraron «la necesidad de adaptar el servicio a la nueva ley de contratos» y que «mientras esto se produce se va a continuar trabajando con normalidad en los centros escolares, después de que el alcalde del municipio, Rafa García, haya asumido las funciones del concejalía de Educación».

Este asunto ha provocado que la portavoz del grupo municipal de Ciudadanos de Burjassot, Tatiana Sanchis, solicitase ayer la convocatoria de una «comisión informativa específica sobre los impagos a la empresa que gestionaba el gabinete psicopedagógico municipal y para aclarar los motivos reales que han llevado a su extinción».

En una moción plenaria, la concejala aseguró que «los niños y niñas de Burjassot están pagando por la mala gestión del bipartito en Educación, lo que incluso ha forzado a la propia concejala que llevaba las competencias a dimitir y renunciar a su acta».

Sanchis manifestó que «con el cierre del gabinete se han paralizado las actuaciones de la concejalía de educación en los centros escolares, con expedientes por terminar, peticiones psicopedagógicas por atender o procesos de admisión congelados». Por ello, la concejala de Ciudadanos urgió al Ayuntamiento a que «convoque esta comisión, aclare todas las dudas y reactive los servicios en educación para que las familias de Burjassot se vean afectadas lo menos posible por esta situación generada por una mala gestión del bipartito en los procesos de contratación».

Fotos

Vídeos