La policía sospecha que el valenciano asesinado en México fue torturado

Dos policías mexicanos vigilan una playa de Cancún. / Elizabeth Ruiz/EFE
Dos policías mexicanos vigilan una playa de Cancún. / Elizabeth Ruiz/EFE

Dos dedos de una mano faltaban del cuerpo y los investigadores creen que la víctima podría tener contactos con cárteles criminales

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La policía sospecha que el valenciano asesinado en México, Alberto V. O., de 37 años y natural de Paterna, fue torturado por un grupo criminal antes de morir. Al cuerpo de la víctima, que fue hallado el 26 de marzo en la cuneta de una carretera en el municipio de Tlaltizapán, le faltaban dos dedos de una mano, por lo que los investigadores suponen que los asesinos le habrían infligido un grave dolor físico con el fin de obtener de él una información o como medio de castigo. El Diario de Morelos, uno de los medios de comunicación más influyentes en el estado donde asesinaron al ciudadano español, informó el lunes sobre la amputación de los dos dedos y las líneas de investigación para esclarecer el crimen.

Aunque la Fiscalía General del Estado de Morelos afirmó en un comunicado que Alberto V. estaba realizando actividades ilícitas en el país azteca, tanto la mujer como la madre de la víctima se resisten a aceptar la posible relación del asesinato con un asunto delictivo en el que estaría implicado la víctima. Como ya informó ayer LAS PROVINCIAS, la familia de Alberto cree que lo mataron unos ladrones para robarle el dinero que llevaba en ese momento para iniciar un negocio.

Según esta hipótesis, el ciudadano español viajó a México con 20.000 euros para abrir una oficina de servicios financieros con algunos socios que había conocido en este país, pero alguien le tendió una emboscada y lo asesinaron de dos disparos. Luego introdujeron el cadáver en bolsas de plásticos y lo abandonaron en la cuneta de una carretera de Tlaltizapán, a unos 100 kilómetros de la capital de México, donde la víctima le dijo a su mujer que iba a cambiar dinero en un establecimiento cercano al aeropuerto.

Junto al cuerpo dejaron un mensaje escrito en una cartulina blanca que lleva la firma de un grupo criminal. «Esto me pasó por ser un ratero», reza el cartel encontrado por la policía, según publicó la prensa mexicana. Pero la esposa de la víctima, Corina A. R., que reside en la ciudad italiana de Pavía, considera que los asesinos dejaron este mensaje para desviar las investigaciones.

El hecho de que la maleta y pertenencias personales de Alberto V., incluidos cuatro anillos de oro y un valioso reloj de Dolce & Gabbana, hayan desaparecido refuerza la hipótesis del robo como posible móvil del crimen. La víctima era muy conocida en La Canyada, donde residió con su primera mujer. También formó parte de la candidatura de un partido político para el Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber en las elecciones de 2007.

Tras la identificación del cadáver, la Fiscalía de Morelos contactó con las autoridades italianas, quienes confirmaron que el hombre asesinado era Alberto V., nacido en España y avecindado en la ciudad italiana de Pavía, y que contaba con ambas nacionalidades. Según la prensa del país transalpino, la víctima era experta en relaciones financieras con América Latina, pero las autoridades mexicanas develaron que Alberto V. realizaba actividades ilícitas y de contrabando, presuntamente, tras relacionarse con cárteles criminales.

Otros dos españoles han sido asesinados en México en lo que llevamos de año. Segismundo Díaz, que tenía 50 años y hacía unos meses que se había casado, murió al recibir un tiro en un atraco cuando regresaba a su domicilio en el estado de Puebla; y José González falleció de dos disparos en la puerta de una cantina de Ciudad de México.

Fotos

Vídeos