La Policía Local realiza más de cien controles de seguridad en La Vallesa en la temporada de caza

Agentes de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local, controlando un acceso. / lp
Agentes de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local, controlando un acceso. / lp

Once agentes 'blindan' el bosque para evitar quejas vecinales por disparos próximos a casas mientras Paterna ya tramita excluir la zona de la actividad cinegética

MARINA COSTA PATERNA.

La Policía Local de Paterna ha efectuado más de cien controles de seguridad en La Vallesa durante la temporada de caza, lo que ha permitido 'blindar' el bosque y evitar quejas vecinales por el ruido de disparos próximos a las viviendas.

La Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local ha efectuado durante esta campaña recién concluida «estrictos controles en las zonas de aprovechamiento cinegético de uso público para evitar incidentes, tanto de distancias a las zonas habitadas, como de documentación y transporte de las escopetas», según explica el Comisario Jefe de la Policía Local, Rafael Mestre.

Los cazadores que ejercen la actividad en el término municipal «saben del exhaustivo control que está llevando a cabo esta unidad policial, especialmente durante esta temporada, pues el número de actuaciones ha aumentado un 50% con respecto a las temporadas pasadas».

Precisamente y, pese a este aumento de los controles, «han descendido las infracciones detectadas respecto a la campaña anterior». Así los agentes han abierto tres expedientes por infracciones administrativas «que fueron subsanadas por los cazadores al aportar la documentación o la licencia pertinente. El aviso previo de que se iban a reforzar este tipo de controles ha ayudado a que la temporada se haya cerrado sin incidentes». En total, once agentes de la unidad y del retén de La Canyada han formado parte de este dispositivo.

Estas tareas las realizan habitualmente agentes de la Guardia Civil encargados de asuntos medioambientales en otras poblaciones pero, en el caso particular de Paterna, con un término repleto de zonas verdes boscosas, la Policía Local realiza también, desde su unidad específica, este tipo de intervenciones para reforzar la vigilancia.

Ahora el Ayuntamiento está centrado en los trámites abiertos con la Generalitat para declarar el término municipal «libre de caza», a excepción de los cotos autorizados, y evitar así «el peligro que supone para la ciudadanía, por la proximidad de las viviendas y zonas de paseo en puntos como el bosque de La Vallesa».

La iniciativa surgió de una moción presentada por Compromís per Paterna para evitar la actividad cinegética «en un enclave natural muy próximo a las viviendas y por el que diariamente pasean muchísimas personas. El objetivo es limitar este uso para evitar cualquier riesgo de accidente», destacó ayer el concejal Carles Martí.

La Corporación ya ha solicitado a la Conselleria de Medio Ambiente los plazos de los que dispone para solicitar la exclusión de La Vallesa de las zonas comunes de caza. «El primer paso será reunirnos con las asociaciones de cazadores, en la localidad hay en torno a cuatro, para conocer sus necesidades y saber realmente cuál es el mapa de la caza en el término. Nuestro objetivo no es ir en contra esta actividad sino acotar este uso y limitarlo en zonas de paseo y próximas a zonas habitables por motivos de seguridad».

Los vecinos abordaron hace varios meses este asunto, en la Junta de Barrio de La Canyada, y pidieron más vigilancia en el enclave natural, tras alertar de la presencia de cazadores y «escuchar disparos en zonas externas a las acotadas para la caza». La situación lleva tiempo generando «preocupación, dado el elevado número de personas que cada día pasean por La Vallesa, bien caminando o en bicicleta».

Fotos

Vídeos