Podemos intenta dinamitar la ampliación de la V-21 pese a que la obra está ya aprobada

Una gran cola de tráfico en la V-21.
Una gran cola de tráfico en la V-21. / damián torres

La diputada Pastor asegura que no se trata de un proyecto prioritario dos semanas después de aprobarse un concurso por 29 millones de euros

P. MORENO VALENCIA.

El pasado lunes cuestionaron las futuras viviendas del Parque Central al calificarlas de «excesivas y salvajes», mientras que ayer cargaron contra la ampliación de la V-21 entre el Carraixet y Valencia. Podemos ha rechazado en menos de una semana dos proyectos estratégicos para el cap i casal, precisamente cuando ya están encarrilados y listos para su ejecución.

La diputada valenciana Rosana Pastor anunció ayer la presentación de una serie de preguntas al Gobierno relativas a la ampliación a tres carriles de la autovía V-21, que el pasado día 18 salió a licitación con una inversión de 28,9 millones de euros. Se trata del proyecto que completa la calzada en uno de los accesos más complicados de Valencia, dado que la avenida Cataluña registra atascos diarios en hora punta. La intensidad media diaria supera los 70.000 vehículos.

Pese a esa circunstancia, Pastor dijo en un comunicado que «esta obra llega en un momento donde la demanda social no hace prioritaria la intervención en esta infraestructura. Frente a la apuesta inteligente por modelos de futuro, esta ampliación estaría contribuyendo a incentivar un modelo de movilidad obsoleto y altamente contaminante por estimular el aumento del tráfico hacia las urbes».

El diseño de la ampliación de la calzada pasó en mayo de 2015 el estudio de impacto ambiental, pese a lo que la diputada aseguró que amenaza con «destruir el paisaje y el territorio, y poner en peligro una de las zonas de huerta más fértiles de la Comunitat y de Europa.

Las críticas de Podemos se extienden también al Parque Central, aunque en este caso fueron atajadas de raíz por el Ayuntamiento. El alcalde Joan Ribó replicó que el número de viviendas y la edificación en varias torres no se va a modificar, debido sobre todo al deseo de que se ejecuten las obras ferroviarias. Esto fue ratificado después por María Oliver, portavoz en el Consistorio de València en Comú, la marca blanca de Podemos en Valencia.

En la ampliación de la V-21 en el tramo citado, las diputadas de Compromís Teresa García y Mireia Mollà sí registraron en mayo de 2016 una proposición no de ley en Les Corts para que se paralizase el proyecto con el fin de evaluar las necesidades de tráfico y alternativas de trazado. Pero el Ayuntamiento de Valencia no ha realizado ninguna iniciativa en este sentido.

Pastor preguntó al Gobierno si está actuando en colaboración con la Generalitat y los Ayuntamientos afectados. También si ha verificado «si a día de hoy esa inversión corresponde a una necesidad acorde a los nuevos modelos de sostenibilidad impulsados desde Europa y desde la Administración Autonómica», en un intento de paralizar las obras antes de su adjudicación.

« ¿Ha valorado el Gobierno, siempre de acuerdo con la Generalitat, la posibilidad de impulsar un modelo alternativo a la ampliación del tercer carril en el tramo Carraixet-Valencia como solución eficiente y a los problemas de movilidad que pueda presentar la V-21?», se indica en otra de las interpelaciones.

Poco después de conocer las preguntas de la diputada de Podemos, su homóloga en el PP Elena Bastidas criticó que la formación de Iglesias «se obsesiona en defender una Comunitat que mira al siglo XIX» con sus «ataques constantes» a proyectos estratégicos como el Parque Central o la V-21.

Bastidas denunció que «esta actitud demuestra su desconexión con la sociedad porque la obra es una de las reivindicaciones de la zona». La diputada añadió que «Podemos le da la mano a los atascos y la contaminación y se la quita a la integración ambiental, la descongestión viaria y el sentir ciudadano».

El proyecto prevé además de dar más cabida al tráfico, mejorar la seguridad vial en una curva de radio reducido en el cruce sobre el ferrocarril, que actualmente tiene carencias de visibilidad. La ampliación se iniciará en la conexión del futuro acceso norte al puerto y acabará en la avenida Cataluña. A lo largo del trazado se repondrán acequias y caminos de servicio de los campos.

Fotos

Vídeos