La Pobla busca espacios alternativos para cubrir las plazas del comedor escolar

El Ayuntamiento baraja una ampliación o habilitar un aula multiusos y servir platos precocinados a través de una empresa de catering

M. COSTA VALENCIA.

Representantes de la comunidad educativa del CEIP Cervantes de La Pobla de Farnals se reunieron con el director territorial de Educación, Santiago Estañán, para tratar posibles soluciones ante la incapacidad del servicio de comedor del centro para dar respuesta a todas las familias de la localidad que lo solicitan.

El alcalde de la localidad, Enric Palanca, la concejal de Educación, Ana Borja, el director de la escuela, Amalio Herranz, y Vicent Hernàndez, miembro de la Ampa, pusieron sobre la mesa diferentes líneas de actuación a corto y medio plazo.

La primera y de más fácil concreción sería habilitar un espacio accesorio al comedor, con una remodelación que facilitaría que la infraestructura aumente su capacidad para albergar a entre 30 y 40 comensales más.

Las obras podrían estar terminadas en tres meses y estarían sufragadas por el Ayuntamiento y la empresa encargada del servicio del comedor. Otra medida que se estudiará será la posibilidad de destinar un habitáculo del centro como sala multiusos, aunque poner en marcha esta iniciativa «dependerá de la valoración que realice inspección de la Conselleria de Sanidad», explicaron fuentes municipales.

En este posible emplazamiento el alumnado «tendría que comer platos precocinados, a través de una empresa de cátering, dada la imposibilidad de transportar la comida cocinada en el mismo centro por los patios y corredores de las instalaciones».

También se planteó otra opción a más largo plazo, consistente en «ampliar y reformar íntegramente la cocina para que pueda dar una mayor servicio». El Ayuntamiento se ha ofrecido a redactar el proyecto de estas obras, a través de las oficinas técnicas municipales, con la supervisión de los arquitectos de la Conselleria, «para acelerar el proceso».

Como medida urgente, «ya ha empezado a funcionar el servicio de acompañamiento con monitores titulados desde el Cervantes hasta un establecimiento de la localidad, que ofrece un menú por cinco euros a los niños y niñas que habían quedado excluidos del servicio de comedor».

El Ayuntamiento ha puesto en marcha esta iniciativa, «con la contratación de los monitores, para facilitar la conciliación laboral y dar respuesta a la demanda realizada por las familias que no pueden recoger a sus hijos a mediodía». El Consistorio tratará de tener una alternativa antes de Navidad.

Fotos

Vídeos