El plan para mejorar la seguridad en pasos a nivel arranca en Paiporta, Paterna y Moncada

El paso de Paiporta, donde se va a desarrollar la primera intervención. / lp
El paso de Paiporta, donde se va a desarrollar la primera intervención. / lp

Ferrocarrils inicia actuaciones prioritarias con el cerramiento de la estación paiportina mediante controles de acceso, interfonos y cámaras de vídeo

MARINA COSTA VALENCIA.

El plan para mejorar la seguridad de los pasos a nivel entre andenes de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) en l'Horta ha comenzado en Paiporta con la licitación del cerramiento de la estación de Metrovalencia para aumentar el control en el paso entre andenes mediante la instalación de puntos de acceso, interfonos y cámaras de vídeo, además de vallar el recinto.

Esta es la primera actuación de un plan de mejoras más amplio que desarrollará la Generalitat y que proseguirá el próximo año en las estaciones de La Canyada en Paterna, Seminario de Moncada, Almàssera y en el cruce de la carretera de Manises en Paterna.

Parte de estas intervenciones son las que recopila y detalla el 'Informe sobre la situación de los pasos a nivel peatonales y los pasos entre andenes en FGV', trabajo concluido este verano que establece cuál va a ser la hoja de ruta en los próximos años en materia de instalaciones prioritarias en seguridad.

El proceso de licitación que va a comenzar ahora en Paiporta, con un presupuesto inicial de 263.000 euros, también servirá para disminuir el fraude. Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha licitado el cerramiento de la estación en superficie de Paiporta (L1, L2 y L7) de Metrovalencia por dicho importe, con el doble objetivo de aumentar la seguridad en el actual paso entre andenes y reducir el fraude. Respecto a dicho paso entre andenes, la empresa pública considera esta actuación como de «muy alta prioridad», al ser una estación con un volumen elevado de viajeros -en 2016 registró más de un millón-, además de contar con una frecuencia de paso de trenes «muy elevada y en doble vía».

Aunque las actuales condiciones de visibilidad y accesibilidad del paso son buenas, se considera que la mejor actuación es el cerramiento de la estación «para evitar situaciones de peligro y accidentes, como los que ya se han producido en alguna ocasión».

En este sentido, FGV ha previsto realizar un cerramiento total de la estación, que contempla la instalación de un control de accesos (cuatro en el edificio y dos más en el acceso al andén contrario, el de dirección Picanya, con la característica de que serán portones giratorios antivandálicos), así como interfonos (dos más para complementar el ya existente) y cámaras de vídeo (una para reforzar el actual dispositivo instalado en el edificio y dos más en los nuevos portones giratorios).

Además, se acondicionará una marquesina en el lado de Picanya y se vallará el acceso, tanto rodeando el edificio principal como en el andén contrario, con su prolongación hasta el paso inferior por el que los transeúntes deberán pasar a partir de ahora, con la finalidad de que nadie atraviese las vías por el trazado entre ambos puntos. El citado paso inferior permitirá franquear la línea ferroviaria bajo las vías y «se dirige tanto al cementerio de la localidad como a un ecoparque de reciclaje».

Con esta propuesta de mejora, se mantiene el paso entre andenes existentes, que registra un gran número de usuarios, pero será únicamente utilizado «por los viajeros de Metrovalencia, ya que no tendrá acceso directo desde la calle, lo que minimiza de manera significativa el riesgo».

La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, en colaboración con el Ayuntamiento de Paterna, inició hace unos meses el plan para licitar el proyecto de supresión de dos pasos a nivel de la línea 2 de Metrovalencia (Llíria-Torrent Avinguda) en la localidad, en concreto en el cruce con la CV-371 y en la calle Joan Baptista Benlloch, para «mejorar sustancialmente la seguridad, tanto viaria como ferroviaria y peatonal» y «la accesibilidad al mismo». Para ello, el presupuesto de licitación es de 157.300 euros. El paso a nivel de la CV-371 con la línea 2 presenta una intensidad media diaria de 6.000 vehículos y un tránsito de peatones y ciclistas de 800 personas al día. De ahí que se trate de otra obra de prioridad «alta».

Fotos

Vídeos