Paterna renueva el programa de un año para que condenados hagan trabajos comunitarios

Un participante, con el distintivo, en Paterna. / lp
Un participante, con el distintivo, en Paterna. / lp

Esta primera experiencia, en la que han participado 33 penados en estrecha colaboración con la Policía Local, ha resultado «muy positiva»

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna acaba de renovar el convenio firmado hace ahora un año con Instituciones Penitenciarias para que penados del municipio realicen trabajos en beneficio de la comunidad. Durante este primer periodo de prueba, 33 penados del municipio han realizado un total de 1.262 jornadas cumplidas y supervisadas de cerca por la Policía Local.

Las personas incluidas dentro de este programa han prestado servicio en los diferentes parques y zonas públicas de la población y su función, principalmente, ha sido «observar deficiencias, como colaboradores en la concienciación de malas prácticas y actos incívicos contra el ornato público».

Los participantes en este programa de colaboración penitenciaria «no tienen capacidad de actuación en solitario, por lo que su función consiste en avisar directamente a la Policía Local, en caso de producirse cualquier conflicto o incidencia de este tipo».

Su labor ha sido fundamentalmente informativa, en turnos de mañana y tarde En todos los casos se trata de «pequeñas penas por causas menores» para poder conmutarlas

La iniciativa desarrollada por primera vez en Paterna ha permitido a estas personas realizar «una labor cívica importante, puesto que también han colaborado en la preparación de actos en vía pública con el reparto de papeletas, entre otras tareas. Este primer programa se ha cerrado con un balance muy positivo, tanto para las áreas municipales implicadas como para sus participantes», destacó ayer la concejala de Policía, Nuria Campos.

Las prestación de servicio «ha generado un total de 867 actuaciones por parte de Policía Local», subraya el Intendente Jefe de la Policía Local de Paterna, Rafael Mestre.

Las patrullas diarias «saben que hay una persona realizando trabajos en beneficio de la comunidad en servicio y lo controlan de manera aleatoria. Su labor es fundamentalmente informativa y colaboran en turnos de mañana y tarde».

Así, se personan en central, «recogen una gorra y un chaleco de color rojo distintivo y prestan su servicio en beneficio de la comunidad allí donde se les envía y, al finalizar, vuelven a la central».

El programa que se acaba de prorrogar ha incorporado ya a cuatro nuevos participantes que podrán conmutar parte de sus penas por delitos menores con estos trabajos en beneficio de la comunidad.

La petición expresa realizada por la localidad para poner en marcha esta iniciativa recibió la autorización del Ministerio del Interior. El Consistorio firmó con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias el convenio para que los condenados, la mayoría vecinos del municipio, pudieran realizar trabajos y mejoras en la población paternera, siempre que se prestaran a este intercambio de manera voluntaria.

Utilidad pública

La Ley Orgánica 10/1995 del Código Penal incluye dentro de las penas privativas de derechos, las llamadas penas de trabajos en beneficio de la comunidad. Se trata de trabajos no retribuidos en determinadas actividades de utilidad pública.

El objetivo de este convenio es contribuir a que los condenados por delitos menores «tengan la oportunidad de condonar sus penas con trabajos en beneficio de la comunidad y del municipio de Paterna, sobre todo en el caso de aquellos penados paterneros que, a raíz de este convenio, podrán cumplir sus penas colaborando con su municipio». Se trata en todos los casos de «pequeñas penas por causas menores».

Primero se formó una comisión mixta formada por representantes de ambas administraciones para elaborar un plan organizado de trabajo que permitiera a los participantes realizar tareas en distintos departamentos municipales, como jardinería, obras en la vía pública, atención en edificios públicos o apoyo en determinadas actividades.

Según el convenio, los trabajos no tienen ningún coste para la corporación. Si bien, el Ayuntamiento está obligado a impartir los «conocimientos necesarios para que la actividad desplegada por los penados pueda ser cumplida eficazmente». También tiene que facilitar el material necesario para la realización de las tareas encomendadas. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias asume la gestión, coordinación y seguimiento del proceso.

Fotos

Vídeos