Paterna refuerza la identificación de tiradores para la Cordà con escaneo de imágenes y datos

Tiradores en plena celebración de una Cordà. / m. molines
Tiradores en plena celebración de una Cordà. / m. molines

El control de acceso amplía este año la información personal de cada participante en un dispositivo de seguridad que mantendrá la luz azul para emergencias

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna mejorará este año el punto de control y acceso a la Cordà al aumentar los datos personales que cada participante llevará incorporado en el chip del brazalete electrónico de seguridad que permitirá el acceso a la calle Mayor, desde San Antonio.

Este año la disponibilidad de información sobre cada tirador será mayor al incorporar más datos personales, incluida una fotografía del participante. El escáner de acceso permitirá determinar con mayor precisión si el portador del brazalete ha realizado, por ejemplo, el curso CRE (Consumidores Reconocidos como Expertos) y si todos sus datos están regla. El control de acceso será, por tanto, más exhaustivo que el año anterior.

Este proceso evitará, entre otras cosas, que «nadie pueda emplear un brazalete que no sea el suyo, conocer los datos exactos de cada uno de los tiradores y saber en cada momento el aforo exacto de la calle Mayor. En cualquier caso, toda esta información también será clave ante cualquier urgencia o emergencia», explicaron ayer fuentes municipales.

La concejala de Fiestas, Paqui Periche, destacó ayer que «la seguridad en la Cordà es muy importante. Por eso, año tras año, innovamos. Este 2017 vamos a tener más información en el chip que va en el brazalete y vamos a realizar un control en el acceso a la calle Mayor para certificar que cuando empiece 'la millor Corda del Món' sólo aquellos tiradores y tiradoras autorizados están en la zona de fuegos».

Reforzar el acceso al perímetro de fuego incrementa «la seguridad de la Cordà para evitar, en la medida de lo posible, cualquier accidente y para que tanto tiradores como asistentes al evento, puedan disfrutar de nuestra gran fiesta de manera segura».

El hecho de que este año se informatizara el proceso de inscripción ha permitido recopilar toda la información necesaria que ahora será volcada a los brazaletes de seguridad que se entregarán a los tiradores, días antes de la gran batalla de fuego y pólvora. En concreto, el viernes previo a la Cordà, a partir de las 20 horas, en el Teatre Capri.

El año pasado el Ayuntamiento de Paterna estrenó estos dispositivos que destacaron por su efectividad. Tiradores, organizadores y agentes lucirán colores diferentes en sus brazaletes para identificar rápidamente a cada grupo.

Por otro lado, el dispositivo de este año también incluirá la colocación de focos de intenso color azul en mitad de la calle Mayor, situados junto al punto en el que se ubicarán los bidones de agua y el cronómetro, para teñir el humo de la Cordà de un fuerte tono azulado en caso de producirse algún accidente de gravedad.

«Nunca ha sucedido y esperamos no tener que utilizarlas, pero es un elemento más de la seguridad que va a estar presente también este año». Este aviso alertaría rápidamente a los tiradores de la necesidad de parar el espectáculo y dejar la calle libre para permitir el acceso de los vehículos de emergencia.

La batalla de fuego y pólvora que se librará en Paterna el último domingo de agosto, como colofón a las Fiestas Mayores, contará este año con 360 participantes. La cita paternera vuelve a sobrepasar, un año más, los registros, en parte gracias a la inscripción telemática impulsada. La declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional será la guinda este año, de ahí que todos los preparativos se centren en cubrir hasta el último detalle.

Fotos

Vídeos