Paterna realojará a ocho familias de la Finca Amarilla y activará un plan de ayudas de alquiler

La conocida Finca Amarilla de Paterna, que será derribada. / lp
La conocida Finca Amarilla de Paterna, que será derribada. / lp

El Ayuntamiento destinará viviendas de su parque municipal y abonará varias mensualidades a parte de los afectados sin medios económicos

MARINA COSTA PATERNA.

El Ayuntamiento de Paterna realojará en viviendas municipales a ocho familias sin recursos de la Finca Amarilla, que finalmente será derribada, y activará un plan de ayudas de alquiler para otros inquilinos que carezcan de medios económicos para buscar a tiempo una alternativa.

Los informes sociales han determinado qué familias ocuparán parte de las viviendas del parque municipal paternero y cuáles percibirán diversas ayudas de alquiler. «En principio, se cubrirán entre 1,5 y 2 ayudas, dependiendo de la situación económica y social de cada afectado», según explicó ayer el concejal de Urbanismo, Carles Martí.

Actualmente residen en el edificio 22 familias legalmente establecidas. El resto son okupas que han ido ocupando poco a poco los pisos vacíos, la mayoría propiedad de entidades bancarias.

El Ayuntamiento se reunirá con los propietarios afectados en septiembre para explicarles los plazos del proyecto de demolición que se realizará a finales de año. Las máquinas derribarán finalmente la maltrecha Finca Amarilla de Paterna. El Consistorio ha dado un mes de plazo a las familias residentes para que presenten un proyecto técnico de derribo para poder ejecutarlo a final de año.

La declaración de ruina económica de la finca y el hecho de que sea mucho más costoso rehabilitar el deteriorado edificio, asolado durante años por okupas y vándalos, que demolerlo, ha determinado la solución final a adoptar.

El Ayuntamiento lleva meses trabajando en un plan de realojos y en distintas alternativas de ayuda que ahora se perfilarán con más detalle a partir del mes que viene.

La ejecución subsidiaria del derribo costará en torno a medio millón de euros, una cifra elevada mucho menor que el coste que requeriría una rehabilitación, 900.000 euros. Los residentes «no han alegado a la declaración de ruina económica».

El Ayuntamiento lleva más de un año trabajando en la situación del edificio privado y de las familias que residen en él para solventar una problemática que viene de lejos. Primero se hizo una inspección integral de la finca y se reunió a todos los afectados para conocer de cerca los problemas de convivencia que se llevan produciendo desde hace años. La finca acumula numerosos altercados, impagos, enganches ilegales y amenazas entre okupas y vecinos. Los pocos residentes han denunciado en numerosas ocasiones que llevan años sin ascensor, sin luz de escalera ni telefonillos, fruto de enganches y constantes actos vandálicos.

La Finca Amarilla de Paterna es un polvorín que lleva acumuladas más de cien actuaciones policiales en tres años por defraudaciones, enganches ilegales y robos de cable o ventanales, fundamentalmente. Esta situación para los vecinos, algunos propietarios del piso en el que residen, es «insostenible desde hace muchísimo tiempo. Tenemos que subir por las escaleras con la luz del móvil porque no funciona ya nada, la basura se acumula en el patio trasero y los pisos ocupados están absolutamente destrozados. Los conflictos con los okupas también son habituales y si no denunciamos más cosas es por miedo a represalias».

Fotos

Vídeos