Paterna mejora la seguridad y el control de la red de alcantarillado con rejillas y sensores

Rejilla de seguridad instalada en Fuente del Jarro. / lpLos operarios colocan uno de los sensores. :: lpUn técnico programa cada sensor antes de su colocación en un tramo de la red. :: lp
Rejilla de seguridad instalada en Fuente del Jarro. / lpLos operarios colocan uno de los sensores. :: lpUn técnico programa cada sensor antes de su colocación en un tramo de la red. :: lp

Este nuevo sistema de monitorización remota permite registrar todos los alivios de pluviales que se vierten al cauce natural del Turia

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna está mejorando la seguridad, la eficacia y el control en su red de alcantarillado con la colocación de sistemas especiales de protección como rejas y sensores.

El Ayuntamiento, a través de la empresa mixta Aigües de Paterna, acaba de instalar en el colector del polígono Fuente del Jarro y en otros puntos del casco urbano unos sensores para tener monitorizados y controlados los alivios de la red de alcantarillado que se vierten al cauce natural.

De entre las mejoras realizadas, el Ayuntamiento ha instalado, por ejemplo, una reja transversal en la salida del colector de pluviales que hay ubicado en la calle Villa de Madrid del polígono industrial Fuente del Jarro como medida de seguridad.

Tal y como ha explicado la concejala de Infraestructuras, Núria Campos, «con la instalación de este enrejado, el consistorio busca aumentar la seguridad de este aliviadero de grandes dimensiones, impidiendo así el acceso de personas al mismo y protegiendo los sensores que acaban de instalar allí para tener controlados los alivios de la red de alcantarillado que se vierten al cauce natural».

Y es que, tal y como ha recordado la concejala, se trata de un colector ovoide que actúa como aliviadero cuando llueve y que mide 1,6 metros de ancho por un metro de alto. Esta reja impedirá el acceso a este colector y salvaguardará estos nuevos elementos incorporados al sistema.

De momento, los técnicos ya han instalado una docena de sensores remotos con baterías en diversos puntos estratégicos de la red pero el objetivo es ir incorporando más, a medida que avance este plan de monitorización iniciado en el municipio. Un par de estos elementos se han colocado ya en las dos mayores conducciones o emisarios que tiene Paterna y que descargan en el cauce del río y en el Barranco d'En Dolça.

Estos mecanismos indican el nivel de agua que pasa por cada colector al detalle y permite medir los niveles del caudal, lo que ofrece una gran cantidad de información, en tiempo real, a los profesionales encargados de la vigilancia de toda la red.

Además, este sistema también permitirá detectar, desde la central, cualquier anomalía, desde una fuga de agua potable a una obstrucción en la red de alcantarillado o, incluso, una conexión ilegal que pueda alterar los niveles o algún tipo de vertido ilegal que produzca un paso de líquidos diferentes al del caudal habitual.

Todas estas cifras podrán aportarse también a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) que «ya requiere informes municipales sobre alivios de agua para disponer de datos anuales y este sistema detallará cuántos alivios anuales se registran, el caudal o en qué puntos se han producido, entre otros datos informativos», detallan fuentes municipales. Con todo ello, Paterna ya puede controlar los alivios que se producen en la red de alcantarillado para evitar desbordamientos y poder calcular y controlar la captación de agua.

Tal y como resalta la concejala de Infraestructuras, Núria Campos, «hasta la fecha, toda esta información se podía conseguir con la presencia directa del personal de la empresa y era, por lo tanto, mucho más costoso e impedía actuar de manera inmediata ante cualquier incidencia en la red».

No es la única mejora puesta en marcha. Paterna ha colocado sondas de control de descarga y nivel para radiografiar puntos estratégicos en una red de más de 340 kilómetros de alcantarillado de aguas residuales y pluviales.

También se está aplicando una nueva técnica sin zanjas que permite reparar conducciones de la red de saneamiento. Para ello, los operarios utilizan maquinaria especial con robots y cámaras que evita el levantamiento masivo del asfalto y reduce costes, «tiempo de obra y molestias vecinales al evitar suciedad y ruido».

Así, en lugar de tener que levantar metros y metros de asfalto para sustituir una conducción, el procedimiento elegido emplea «la última tecnología en saneamiento» mediante una «manga reversible de poliéster y resinas» que se adhiere a la tubería a reparar.

Fotos

Vídeos