Paterna finaliza el montaje del cohetódromo y empieza a blindar los edificios de la calle Mayor

Un instante de los trabajos de montaje del cohetódromo. / juanj. monzó
Un instante de los trabajos de montaje del cohetódromo. / juanj. monzó

Los operarios inician la revisión de más de 50 fachadas y la semana que viene colocarán las primeras protecciones en cerca de 100 balcones, ventanas y escaparates

DANIEL NAVARRO PATERNA.

Los operarios de la empresa municipal Gespa finalizaron en los últimos días el montaje del cohetódromo, la estructura metálica más simbólica de las fiestas de Paterna. Esta jaula, que un año más anuncia la llegada de las Fiestas Mayores, vuelve a levantarse en el Parque de La Torre.

La complejidad del proceso de instalación ha obligado a trabajar a cinco empleados, 20 días, durante ocho horas. Dicho recinto ocupa 500 metros cuadrados, y se compone de piezas numeradas que se guardan en dependencias municipales, durante todo el año, hasta su montaje.

Como novedad, este año en su interior el Consistorio ha organizado una Cordà de características similares a la tradicional, con motivo de la reciente declaración de La Cordà como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Este espectáculo pirotécnico tendrá lugar a las 2:00 horas del sábado 26 de agosto.

Esta batalla de fuego contará con el mismo número de cohetes y 'femelletes' que la cita que se llevará a cabo un día después en la calle Mayor, con un total de 70.000 petardos, lo que supone una potencia de hasta cinco veces una mascletà de las Fallas de Valencia.

Tal y como señaló la concejala de Tradicions, Cultura i Foc, Paqui Periche, «es la primera vez que se lleva a cabo una Cordà de estas características dentro del cohetódromo, un acontecimiento único y esperamos que todas aquellas personas interesadas se acerquen a conocer La Cordà de Paterna y a celebrar con nosotros que ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional».

La regidora también destacó la seguridad del cohetódromo. «Los vecinos de Paterna, así como los visitantes, podrán disfrutar de la Cordà de cerca, sin ningún tipo de peligro, ya que este armazón cumple con todas las condiciones de seguridad». De hecho, la estructura ha vuelto a pasar la auditoría de una empresa externa que certifica el adecuado montaje de la misma, así como que cumple con las máximas garantías de seguridad.

Precisamente, la próxima semana arrancarán los trabajos de protección en más de 50 edificios de la calle Mayor de Paterna, donde un día después se llevará a cabo la Cordà tradicional. Las fachadas, que pasarán una revisión previa, serán también fotografiadas para contrastar cualquier incidencia que se pueda producir derivada de este encuentro.

De nuevo, se comenzarán a porteger en primer lugar los pisos, para reducir las molestias en los negocios locales. En concreto, serán más de 100 balcones, ventanas y escaparates los que serán blindados, con rejillas de metal y piezas de madera, que también son examinados antes de su colocación. Se trata de un trabajo manual, que se alarga durante todo un mes, ya que cada pieza está hecha a medida para cada espacio que se debe asegurar.

A pesar de que cada año el Ayuntamiento toma todas estas medidas para evitar posibles daños, siempre acaban registrándose desperfectos que posteriormente los vecinos pueden reclamar, un procedimiento de indemnizaciones que el Ejecutivo agilizó el año pasado y redujo a seis meses.

Fotos

Vídeos