Paterna derribará la Finca Amarilla tras declararla en ruina y realojará a las familias

Un joven camina frente al edificio conocido como Finca Amarilla en Paterna. / lp
Un joven camina frente al edificio conocido como Finca Amarilla en Paterna. / lp

El Ayuntamiento se reunirá con los propietarios afectados en septiembre para explicar los plazos del proyecto de demolición previsto para finales de año

MARINA COSTA PATERNA.

Las máquinas derribarán finalmente la conocida y malograda Finca Amarilla de Paterna. El Ayuntamiento ha dado un mes de plazo a la veintena de familias residentes para que presenten un proyecto técnico de derribo para poder ejecutarlo a finales de año.

La declaración de ruina económica de la finca y el hecho de que sea mucho más costoso rehabilitar el deteriorado edificio, asolado durante años por okupas y vándalos, que demolerlo ha determinado finalmente que la solución será la piqueta y las máquinas de derribo.

La primera semana de septiembre el Consistorio realizará una reunión informativa con todos los vecinos y propietarios legítimos para explicarles el calendario de plazos en todo este proceso.

El Ayuntamiento ya tiene organizado un plan de realojos para los afectados, tras meses trabajando con los últimos inquilinos legalmente establecidos en la finca, para dar una salida a las familias que tendrán que marcharse.

«Los plazos para el derribo se están cumpliendo, tal y como se les informó a los vecinos y el plan de realojos está preparado», según destaca el concejal de Urbanismo, Carles Martí.

Más costosa

La ejecución subsidiaria del derribo costará en torno a medio millón de euros, una cifra elevada pero ostensiblemente menor que el coste que requeriría una rehabilitación, 900.000 euros. Los vecinos «no han alegado a la declaración de ruina económica», de ahí que el siguiente paso sea realizar y organizar el plan de derribo y acometer los realojos necesarios. El Ayuntamiento lleva más de un año trabajando en la situación del edificio y de las familias que residen en él. El primer paso fue efectuar una inspección integral de la finca. También se reunió a todos los afectados para tratar de solventar los problemas que arrastraba esta finca privada del barrio de Santa Rita.

En posteriores reuniones con los afectados se detallaron «los problemas reales de estructura y de convivencia que existen en el inmueble para poder calendarizar procesos y acordar medidas», destacaron desde el Consistorio.

La finca acumula años de numerosos altercados, impagos, enganches ilegales y amenazas entre okupas y vecinos. Los pocos residentes del inmueble han denunciado en múltiples ocasiones que llevaban años sin ascensor, sin luz de escalera y que los telefonillos del edificio también habían dejado de funcionar hace ya mucho tiempo, fruto de enganches y constantes actos vandálicos.

El Ejecutivo dio entonces su «compromiso» de buscar soluciones urgentes al problema y reforzar medidas ya en marcha, como la vigilancia policial en la zona para evitar nuevos altercados. Compromís per Paterna ya puso sobre la mesa diversas propuestas para resolver una situación «que viene de lejos y que, con el paso de los años, ha ido agravándose hasta llegar a la situación actual de inseguridad, degradación y abandono». En octubre del año pasado, el Ayuntamiento comenzó a trabajar en un informe social de las familias afectadas, un estudio personalizado con una valoración detallada de cada situación familiar, económica y laboral. Toda esta información facilitará ahora el proceso de traslado de los afectados.

En estos meses los técnicos han elaborado varios informes que determinan las numerosas deficiencias que arrastra el inmueble. La Finca Amarilla de Paterna llevaba acumuladas más de cien actuaciones policiales en tres años. La mayor parte de las actuaciones son defraudaciones, enganches ilegales y robos de cable o ventanales. No todos los casos se denuncian. Los vecinos tienen miedo a posibles represalias.

Fotos

Vídeos