Paterna «congela» impuestos, reduce la deuda y destinará 2,7 millones a inversión en 2018

Un momento del pleno celebrado ayer en Paterna. / lp
Un momento del pleno celebrado ayer en Paterna. / lp

El tripartito saca adelante los presupuestos municipales «más participativos» con 60 millones de ingresos y el rechazo de la oposición

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna aprobó ayer en un pleno extraordinario los presupuestos municipales de 2018 con el respaldo del PSPV, Compromís y Paterna si Puede, los votos en contra de PP, Ciudadanos y EU y la abstención de los dos concejales no adscritos. El tripartito destacó que las cuentas para el próximo ejercicio se caracterizan por «una congelación de los impuestos, una disminución de la deuda por debajo del 50% y del periodo medio de pago, y un aumento de partidas como Educación, Medio Ambiente, Comercio, Deportes, Turismo, Desarrollo empresarial y Fiesta». Otro dato importante será el de las inversiones, con 2,7 millones de euros previstos.

«Estas cuentas, que ascienden a 60 millones de euros, han sido diseñadas por y para los paterneros y las paterneras», destacó la concejala de Hacienda, Eva Pérez, en referencia a que los presupuestos recogen reivindicaciones y necesidades vecinales «que ha hecho llegar la ciudadanía a través de las nueve juntas de barrio por las que han pasado». Las cuentas salen adelante con «el beneplácito del Consejo Territorial de Participación Ciudadana y el Consejo Económico y Social».

La edila destacó la rebaja del impuesto de circulación para aquellos vehículos menos contaminantes y «el IBI en un 8% en el ejercicio 2017, lo que supondrá una reducción de 1.180.000 euros de ingresos por este concepto».

En cuanto a la deuda, «cuando llegamos al gobierno nos la encontramos en un 70.58%, y actualmente está en el 52%. Entraremos en 2018 con una deuda inferior al 50%, alrededor de 28 millones de euros, muy por debajo del límite del 110% que prevé la ley».

Respecto a los proyectos de gastos, destacan la reconversión de parte del centro polivalente Valentín Hernáez como consultorio médico, la construcción de una nueva escuela infantil en La Coma, la redacción del proyecto del segundo túnel de Fuente del Jarro, «una reivindicación histórica», la redacción del proyecto de ampliación del cohetódromo o la habilitación de Santa Teresa como centro de estudios.

También se mantendrá la firma de convenios de colaboración con los cinco polígonos industriales del municipio, «los planes de empleo y aulas de formación, además de crear un servicio de integración e inserción sociolaboral».

Por otro lado, la responsable de Hacienda recalcó que el Ejecutivo destinará el superávit «a mejorar las infraestructuras del municipio y generar actividad económica y empleo en lugar de a pagar deuda a los bancos como hacía el PP».

Más del 30%

En este punto, «en Inversiones Financieramente Sostenibles se van a destinar más de veinte millones de euros». También destacó el millón de euros que se destinan al apartado de presupuestos participativos, «una cantidad que supera el 30% de inversiones previsto en la Carta de Participación Ciudadana».

A lo largo del debate, los socios de Gobierno, Compromís per Paterna y Paterna Sí Puede defendieron el trabajo realizado durante estos meses para confeccionar unas cuentas «participativas y comprometidas» con los vecinos.

El líder de Compromís, Juanma Ramón, explicó que se trata de un presupuesto «equilibrado para mejorar la calidad de vida de los paterneros y paterneras, para reactivar la economía y consolidar un nuevo proyecto político y un verdadero cambio de rumbo».

Así en materia de gasto social destacó que la cifra «ha pasado de 74 a 99 euros por habitante». A críticas de la oposición volvió a recalcar que su formación «mantiene el rechazo a proyectos especulativos como Puerto Mediterráneo» y que se ha trabajado para «mejorar en infraestructuras, limpieza viaria y patrimonio histórico».

El portavoz de Paterna Sí Puede, Frederic Ferri, afirmó estar «contento con el trabajo que hemos ido realizando en base a todas nuestras aportaciones» y resaltó las mejoras previstas en materia de «conexiones para Mas del Rosari y Lloma-Llarga, servicios de limpieza, reciclaje, accesibilidad y ayudas a los colectivos con más necesidades».

La oposición fue bastante más crítica con la propuesta llevada al hemiciclo. El Partido Popular de Paterna votó en contra y afirmó que las cuentas son «el arte del engaño». La formación popular recriminó al tripartito que «siendo el último presupuesto completo que se pueda ejecutar en esta legislatura, hayan recortado en partidas presupuestarias tan importantes como la tarjeta solidaria, puesto que es la única opción para que cientos de familias puedan recibir ayudas alimentarias, tras el cierre del comedor social el 1 de enero de 2017 realizado por el equipo de Gobierno actual».

Los «recortes»

Para la concejala Marisa Ferre, «hemos pasado de rescatamos personas, a recortar en las personas, puesto que se ha reducido un 11% la subvención en las ayudas de acción social; un 20% en las ayudas para paliar la pobreza en La Coma; un 18% la partida presupuestaria de Mujer e Igualdad; un 29% en Promoción Social; y un 12% en la de Empleo».

Ciudadanos Paterna pidió incluso al Gobierno del Batán que demorase la aprobación de los presupuestos «por defectos en el expediente» al omitirse en el mismo «los informes del Consejo Sectorial Económico y Social y existir deficiencias en el anexo de personal».

Para el concejal de la formación, Jorge Ochando, «es indignante que un expediente de presupuestos se presente con tantos fallos y prescindiendo de las propias normas de Participación Ciudadana del Ayuntamiento». También dijo que «no se puede tolerar que los presupuestos se conviertan en un mercadeo en el que sólo por el visto bueno a los mismos, se le restaure un asesor a Compromís». Desde Esquerra Unida se afirmó que las cuentas son «insuficientes en participación» «y siguen sin incluir grandes cambios en el modelo de ciudad, que sigue siendo la de ciudad dormitorio», destacó Javier Parra.

Fotos

Vídeos