Paterna asumirá la adecuación del puente de Mas del Rosari para abrirlo a principios de 2018

La prueba de carga que se efectuó en el puente para comprobar el estado de su estructura. / lp
La prueba de carga que se efectuó en el puente para comprobar el estado de su estructura. / lp

El Ayuntamiento decide asumir subsidiariamente los 120.000 euros del coste de la obra tras apurar los últimos plazos

MARINA COSTA PATERNA.

«El Ayuntamiento no va a permitir que los vecinos de Mas del Rosari sigan sin tener esta infraestructura tan importante para ellos, esperando a que la Universidad responda. Por ello, vamos a ejecutar la obra subsidiariamente con fondos municipales, de forma que el puente pueda estar en funcionamiento, a más tardar, en el primer trimestre del año 2018».

El serial administrativo y judicial del puente de Mas del Rosari sobre la CV-31 parece llegar a su fin. El concejal de Urbanismo, Carles Martí, explica que el Consistorio ejecutará la última obra pendiente, la adecuación del puente, para abrirlo y repercutir el coste de los trabajos, en torno a 120.000 euros, «a la Universidad de manera subsidiaria con el fin de acelerar la apertura de la infraestructura». El Consistorio ha apurado «el plazo dado a la Universidad de Valencia para acometer las obras de adecuación para abrirlo a la circulación pero no ha habido respuesta. De ahí que, finalmente, se haya decidido intervenir».

Esta instalación que nunca ha estado en uso y que lleva construida varias décadas fue sometida hace varios meses a una prueba de carga y a una auscultación que permitió confirmar que la estructura se encuentra en buen estado, a falta de la adecuación final. El Consistorio reclamó a finales del año pasado a la Universidad «esta intervención, como agente urbanizador de la zona, pero seguimos a la espera», destacaron entonces desde la Corporación.

El Ayuntamiento ya dijo entonces que no descartaba acometer la adecuación de manera subsidiaria y remitir después los gastos de la actuación. De hecho, se preparó una consignación presupuestaria para poder asumir el coste de la obra que, finalmente, sí se llevará a cabo.

Más de 6.000 vecinos llevan años esperando la apertura. La conexión rodada entre el barrio de Mas del Rosari-la Coma y el Campus Universitario permanece cerrada para disgusto de los residentes de ambas partes. La falta de un acuerdo «entre la Universidad y el Ayuntamiento viene de lejos respecto a los gastos necesarios para proceder a su apertura».

Primero fue necesario realizar una prueba de carga para conocer si existían problemas estructurales. Después llegó un problema de competencias con la Consellería por saber quién debía hacerse cargo del mantenimiento de la infraestructura. El Ayuntamiento asumió finalmente la titularidad.

La prueba de carga dio luz verde a la conexión. Poco después Paterna solicitó de nuevo a la Universidad que «se hiciera cargo de los trabajos de adecuación finales para poder abrirlo».

Mientras tanto, los residentes de estos dos barrios realizan rodeos de hasta tres kilómetros de distancia para 'pasar' al otro lado al no poder hacer uso del malogrado puente nunca abierto.

Los vecinos han pedido en numerosas ocasiones la puesta en marcha «urgente de esta salida natural» para evitar hacer kilómetros innecesarios. Incluso, años atrás, llevaron a cabo una campaña de recogida de firmas para tratar de acelerar los trámites.

El Parc Científic, zona a la que accederían directamente los residentes de Mas del Rosari-La Coma, a través del susodicho puente, se encuentra en el sector del término municipal de Paterna lindante con la localidad de Burjassot, de ahí que esta conexión sea para los afectados «un enlace fundamental. Desde la Universidad explicaron entonces que la entidad había cumplido «con todo lo pactado» y que, por tanto, no debían «asumir ninguna actuación urbanística extra».

Fotos

Vídeos