La oposición exige paralizar la expulsión del Club Náutico de Port Saplaya

Una competición náutica con Port Saplaya de fondo. / lp
Una competición náutica con Port Saplaya de fondo. / lp

Las formaciones forzarán una votación en el próximo pleno contra la resolución de alcaldía que rescinde el convenio con esta agrupación tras 32 años en el municipio

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

Los grupos de la oposición de Alboraya se han plantado contra el Ejecutivo socialista de Alboraya tras enterarse de que el Consistorio está decidido a sacar de la marina de Port Saplaya al Club Náutico, que viene prestando servicios en esta dotación desde hace 32 años.

Las cuatro agrupaciones (Partido Popular, Ciudadanos, Esquerra Unida y Compromís) han forzado que este asunto sea tratado en el pleno para que desde alcaldía se informe a los grupos políticos, después de que, según afirmaran desde diferentes formaciones, «se hayan enterado de este asunto por sorpresa, a través de los afectados y de la prensa».

La actuación se produce después de que, tal y como ya avanzó este periódico, el primer edil del municipio, Miguel Chavarría, enviara el pasado marzo una resolución comunicando al club «la intención del Ayuntamiento de Alboraya de no prorrogar el contrato de cesión de las instalaciones del puerto Deportivo de Port Saplaya formalizado en fecha 1 de junio de 1986», así como también «la rescisión del contrato de arrendamiento del local de negocio de las instalaciones del puerto deportivo».

Las formaciones pusieron en duda la validez del dictamen del primer edil para no renovar el acuerdo Chavarría recalcó que «las decisiones tomadas están respaldadas por informes jurídicos y técnicos»

Asimismo, varios fueron los partidos que pusieron en duda la validez de esta decisión y recordaron que, «el convenio actual, firmado en 2008, fue aprobado por el pleno, no por el alcalde», por ello se ha exigido que «se paralice esta expulsión, al menos hasta que se ofrezca más información».

En esta línea, desde el grupo popular denunciaron esta decisión «unilateral» del Consistorio y apostaron por «apoyar a este club para que se les renueve el convenio sin necesidad de echarles, tal y como se ha hecho con otros equipos deportivas». También desde Ciudadanos criticaron «el oscurantismo y la falta de transparencia con la que gobierna el PSPV» y demandaron que «se les informe de los motivos de esta decisión, ya que solo cuentan con siete concejales de 21, a pesar de trabajar como si tuviesen mayoría absoluta». Precisamente, desde Cs destacaron que «el club náutico es parte de la solución para los problemas que sufre Port Saplaya».

Además, desde Esquerra Unida destacaron que «lo que queremos es que se nos de información para saber que es lo que está pasando y poder al menos conocer la situación antes de posicionarnos sobre este asunto».

De igual manera, los cuatro partidos han pedido también la comparecencia e informe del presidente de la empresa pública Egusa en una Junta General, por ser la firma municipal la encargada de la gestión de la marina.

Por su parte, el primer edil, Miguel Chavarría, aseguró que «en el pleno se darán las explicaciones oportunas», pero recordó que «las decisiones tomadas vienen respaldadas por los informes jurídicos y técnicos correspondientes». Precisamente, el alcalde recalcó que «no hay ninguna falta de información, ya que está todo en los expedientes y ellos tienen acceso a los mismos». El responsable avanzó que «está dispuesto a hablar», pero aseveró «la necesidad de renovar el convenio con el club, tal y como se ha hecho con otras escuelas deportivas».

Precisamente, la dirección del Club Náutico de Port Saplaya ya acordó «no abandonar sus instalaciones en la marina de Alboraya si un juez no lo ordena a través de una orden de desahucio». Los representantes subrayaron a este periódico que seguirán «con su actividad habitual en las instalaciones del puerto» y reivindicaron «la vigencia del Convenio de Colaboración entre el Ayuntamiento de Alboraya y el Club Náutico, de marzo del 2008».

Fotos

Vídeos