La oposición de Alboraya plantea a los amarristas reducir las tarifas un 3,7%

Consejeros y amarristas en la mesa de negociación. / lp
Consejeros y amarristas en la mesa de negociación. / lp

Los usuarios del puerto de Port Saplaya lamentan «que sus propuestas no sean escuchadas» pero aplauden la cordialidad del encuentro tras salir el PSPV de la negociación

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

Los amarristas afectados por la subida de las tasas de uso en el puerto de Port Saplaya se reunieron esta semana con los consejeros de Ciudadanos, Esquerra Unida y Compromís en la Empresa de Gestión Urbanística y de Servicios de Alboraya (Egusa). Al encuentro no acudieron los representantes del PSPV, ya que tal y como avanzó LAS PROVINCIAS, la formación había roto de manera unilateral las negociaciones con los usuarios del puerto, agravando así la crisis abierta desde el pasado verano y que ha provocado que decenas de amarristas hayan dejado de pagar las tasas o hayan optado por abandonar la marina de Alboraya.

De esta manera, fueron los portavoces de la oposición, salvo el del Partido Popular que no acudió por motivos médicos, los que optaron por seguir buscando un acuerdo con los afectados, al contar con los votos suficientes para aprobar unas nuevas tarifas en el Consejo de Egusa.

En esta línea, los representantes pusieron sobre la mesa un propuesta de modificación de tarifas que establecía una reducción de las tasas de uso de un 3,7%. «El objetivo es establecer unas tarifas más competitivas y acorde al precio de mercado», explicó uno de los consejeros. Asimismo, la iniciativa planteaba también una estructura tarifaria de acuerdo a las medidas de eslora establecidas en el certificado de navegabilidad, lo que en algunos casos reduciría también el precio a pagar, al haberse tomado como referencia las medidas tomadas por Egusa, algunas de ellas generadas al alza. Del mismo modo, se manifestó la intención de «poder aumentar determinados servicios en la instalación, sin subir el precio, con el objetivo de hacer más atractiva la dotación».

La iniciativa aporta cambios en la estructura tarifaria y el aumento de los servicios al mismo coste

El plan dista mucho de la 'Propuesta de convenio entre las asambleas de amarristas de la marina y la Empresa de Gestión Urbanística y de Servicios de Alboraya' planteada por los marineros el mes pasado y la cual solicitaba una reducción de las tarifas de un 36% con respecto a los precios actuales, además de el establecimiento de nuevas estructuras tarifarias, que pasarían de las siete que hay en vigor a tan solo cuatro grandes grupo.

«Ha sido una reunión cordial, pero nada fructífera», explicaron los afectados. Precisamente, detallaron que «ninguna de las propuestas económicas ha sido aceptada, ni tampoco se ha querido liberar los barcos, por lo que no hemos quedado satisfechos», manifestaron.

En el encuentro, los usuarios advirtieron también de la necesidad de crear un «plan de viabilidad económica» para dinamizar la marina y atraer a nuevos usuarios. «Si hay nuevos clientes, desaparecerá el déficit al que aluden», explicaron.

El plan pasará ahora por el Consejo de Egusa y por la Asamblea de Amarristas, donde en esta última, previsiblemente, no saldrá adelante.

Fotos

Vídeos