El número de vehículos abandonados en Paterna se dobla en dos años con 300 casos

Un vehículo abandonado en Paterna. / lp
Un vehículo abandonado en Paterna. / lp

Todos los trámites administrativos para retirar los coches de la vía pública se extienden de cinco a seis meses para cursar la baja definitiva

MARINA COSTA PATERNA.

Retirar un vehículo de la vía pública en Paterna cuesta, entre trámites y notificaciones, de cinco a seis meses de plazo y un buen puñado de gestiones administrativas. El abandono de coches y furgonetas en las calles del municipio complica la actividad de los agentes de la Policía Local, del servicio de grúa y de los operarios de limpieza, sin contar los trámites y las notificaciones que deben realizarse a los titulares del utilitario abandonado. En Paterna el número de casos se ha duplicado en los dos años. En 2015 se abandonaron 160 vehículos y al año siguiente la grúa retiró otros 250. Sin embargo, en lo que llevamos de ejercicio, se ha tramitado la retirada de 300 vehículos, número que seguirá creciendo hasta el 31 de diciembre.

Esta situación obliga a destinar tiempo y efectivos extra para resolver un problema que no existiría en caso de que los propietarios de estos coches tramitaran su baja como corresponde.

«Sin contar las gestiones administrativas pertinentes, cada vehículo para darlo de baja definitiva necesita que se emita un certificado de descontaminación, el TAC. Esta gestión se realiza siempre por un centro autorizado de desguace», explica la concejala de Infraestructuras y Seguridad, Nuria Campos.

La retirada de cada coche por la grúa supone al Ayuntamiento en torno a 165 euros Son los vecinos o los propietarios de comercios los que suelen dar el aviso a la Policía Local

Cada vehículo abandonado necesita «un total de doce pasos para poder darlo de baja. El proceso se inicia con un acta en vía pública, pero después comienza la localización del titular. En caso de no localizarse, se efectúa una publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Cumplimentar todos estos pasos requiere entre cinco y seis meses de trámites para lograr la baja definitiva». Este servicio es deficitario, ya que la retirada por la grúa equivale a un coste aproximado de 165 euros por coche. El reaprovechamiento del material para chatarra permite recuperar en torno a 130 euros. Aún así, «se trata de un servicio fundamental y necesario que debe realizarse para eliminar elementos que pueden resultar peligrosos en la vía pública si no se retiran. También hay casos en los que, por seguridad, se debe retirar inmediatamente el coche, en caso de rotura de cristales o deterioro importante de algunos de los elementos que componen el vehículo afectado», explica el Intendente Jefe de la Policía Local, Rafael Mestre.

Normalmente los vecinos de la zona o el propietario de algún establecimiento cercano suelen dar aviso a la Policía Local de la existencia de un coche abandonado en la vía pública. «Si hay cualquier riesgo de rotura de lunas y el vehículo presenta alguna arista cortante o algún elemento que pueda ocasionar alguna lesión o accidente, la retirada es siempre inmediata, puesto que prevalece la seguridad en estos casos», destaca el responsable de Policía Local.

La gestión de este tipo de residuos por parte de un centro autorizado «implica cero riesgos en materia de seguridad para viandantes o conductores y todas las garantías en materia de medio ambiente. Otro tanto son los puntos de estacionamiento que se mantienen durante meses ocupados por un vehículo de estas características»

Asimismo, Paterna dispone de un nuevo depósito provisional de tránsito a residuo sólido urbano.

La creación de dicha dotación tiene como objetivo permitir más estacionamiento en la vía pública, liberando espacio de coches en mal estado, además de lograr descongestionar las dependencias policiales.

Fotos

Vídeos