Niñas con talento para luchar contra la violencia

El equipo de participantes, durante su visita al Ayuntamiento. / lp
El equipo de participantes, durante su visita al Ayuntamiento. / lp

Alumnas de dos centros educativos de Paterna impulsan una aplicación móvil para ayudar a defenderse ante un ataque de género

M. COSTA PATERNA.

Niñas emprendedoras que han hecho de la tecnología su arma más efectiva para luchar contra una de las peores lacras sociales. Cinco alumnas de los colegios Liceo Hispano y Henri Matisse se presentarán a la competición global de emprendimiento tecnológico más grande para niñas que organiza Technovation Challenge defendiendo su proyecto, una aplicación móvil para ayudar a defenderse a personas que estén sufriendo violencia de género.

Inés García, Carla García, Erika Garrido, Alba Garrido y Marta Cervera conforman el equipo de emprendimiento tecnológico StopIT, uno de los cinco que la multinacional British Telecom tiene en España. El alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, recibió a sus integrantes y les trasladó todo el apoyo del Consistorio para continuar desarrollando su interés por la tecnología y su potencial como emprendedoras. «Se trata de una app que tecnológicamente está muy avanzada y donde presentará innovaciones muy interesantes para hacer una defensa activa de la persona que está sufriendo violencia de género», destacó el primer edil. El representante les deseó suerte en la competición global de emprendimiento tecnológico más grande para niñas que, cada año, organiza Technovation Challenge y cuya final regional se celebrará el próximo mes de mayo en Valencia. Cada año, tecnovationchallenge.org invita a niñas de 10 a 18 años a elaborar un plan de negocio y una aplicación móvil para solucionar un problema global de su comunidad. Desde 2009, más de 15.000 niñas han participado en este certamen, en más de 100 países.

Las propias protagonistas explicaron ayer que la aplicación dispone de distintas funciones para abarcar situaciones muy diversas. Un botón sirve para realizar una llamada al 112, otro envía mensajes a tres contactos predeterminados y otro permite, por redes sociales, geolocalizar al agresor y medir la distancia a la que se encuentra de la víctima. El sistema también incorpora un sensor de presión que detecta, por ejemplo, si el agresor coge de la muñeca a la víctima, lo que pone en marcha un rápido sistema de llamadas de alerta.

Fotos

Vídeos