Una mujer se atrinchera con su madre tras golpearla y amenaza con volar la casa

La vivienda de Manises. / lp
La vivienda de Manises. / lp

La sospechosa intentó acuchillar a los policías que intentaban acceder a la vivienda de Manises y la víctima, de 76 años, se negó a denunciarla

A. CHECA/J. A. MARRAHÍ

valencia. Manises vivió el sábado escenas angustiosas. Una mujer de 47 años se atrincheró más de media hora en su casa tras agredir presuntamente a su madre de avanzada edad. Además, amenazó con volar el edificio y trató de acuchillar a los policías locales y bomberos que intentaban acceder a la vivienda. Una intervención conjunta entre agentes municipales y nacionales acabó con la detención de la sospechosa.

Los hechos ocurrieron sobre las diez de la noche, tras una alerta de testigos al 112 ante un posible incidente de malos tratos en la calle Acequia de la localidad de l'Horta. Allí se dirigieron seis agentes de la Policía Local de Manises y comprobaron la gravedad del aviso. A través de unos ventanales vieron cómo la sospechosa, muy alterada, golpeaba a su madre en la cabeza. Además, al advertir la presencia de los policías, gritó: «Iros de aquí o la mato». Los agentes municipales contactaron con el padre de la presunta agresora, pero no tenía llaves. Como el asunto se complicaba, pidieron refuerzos y auxilio al Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia. Mientras, intentaron dialogar pacíficamente con la mujer con la pretensión de calmarla. Al no lograr que abriera la puerta, policías (con presencia ya de la Policía Nacional) y bomberos trataron de forzar una persiana metálica. No hubo manera. Estaba asegurada con una gruesa cadena. Para colmo, mientras trataban de superar este obstáculo se encontraron con la violencia de la atrincherada, que presuntamente atacó a los efectivos con un cuchillo de cocina que trató de clavarles.

Unos y otros se alejaron de la ventana, pero la mujer seguía asestando cuchilladas hasta romper la hoja, que se separó del mango. Profirió serias amenazas: «Esto me lo vais a pagar», «os voy a matar a todos», «voy a coger las bombonas de gas y voy a explotar la casa».

Poco después, un policía nacional que ya conocía a la sospechosa de anteriores intervenciones entabló conversación con ella y consiguió de ese modo que se relajara. Al cabo de diez minutos, abrió las cerraduras y cerrojos de la puerta principal de la casa. Pero aún hubo un nuevo sobresalto para los agentes. La mujer les recibió con el brazo en alto y sosteniendo otro cuchillo de cocina que blandió contra ellos. Un policía nacional se protegió con su escudo defensivo, lo que hizo que la vecina se desequilibrara. Entre cuatro policías la contuvieron, la redujeron y le arrebataron el arma. Acto seguido, un equipo del SAMU le suministró un tranquilizante.

A partir de ese instante, la prioridad fue la madre, de 76 años. Presentaba rojeces en la sien y en el rostro por los golpes y, al parecer, la hija le había roto el teléfono móvil. A pesar de todo, no quiso interponer denuncia contra la presunta agresora. Al inspeccionar la casa, policías y bomberos encontraron seis bombonas de butano repartidas por varias estancias. Del hallazgo se deduce que podría haber llegado a consumar sus amenazas. La mujer acabó detenida por intento de homicidio, detención ilegal y atentado. Un SAMU la evacuó, bajo custodia policial, al Hospital La Fe, donde ingresó en la unidad de Psiquiatría.

Fotos

Vídeos