El motor que sigue vivo en Catarroja

 Juan Olivares. El artista da forma a las piezas del mural en el taller de cerámica de Manises de Salva Martí.
Juan Olivares. El artista da forma a las piezas del mural en el taller de cerámica de Manises de Salva Martí. / lp

El Ayuntamiento invierte 86.000 euros en la recuperación de este elemento patrimonial para mantener la memoria histórica El astista local, Juan Olivares, elabora el mural de esta emblemática edificación

ADA DASÍ CATARROJA.

El reconocido artista local, Juan Olivares, afronta un nuevo reto en su carrera profesional. Se trata de su primer proyecto de obra pública que emprende cargado de expectativas y con «mucha ilusión» al tratarse de un edificio histórico de su municipio natal, Catarroja. La buena relación entre el Ayuntamiento y los artistas del municipio ha dado pie a que Olivares de su visión particular de la República en el mural que ocupará la fachada del motor de agua inaugurado en 1931 que el municipio recuperará para la memoria histórica y para lo que cuenta con un presupuesto de 86.000 euros.

«Fue una época del renacimiento del arte y del optimismo cultural», explica. «Mi intención es que el mural sea una alegoría a esta etapa de la historia, una extracción lírica expresionista, con mucho color, y que sea algo vivo y dinámico». Para ello, el artista ha escogido la técnica del collage aplicado a la cerámica con letras con volumen en cobalto. «Prácticamente todo el mural será una escultura», explica.

Las piezas de las que está compuesto son de 30x30 en barro modelado, cocido y esmaltado siguiendo el proceso tradicional de la cerámica de Manises que está elaborando en el taller del esmaltador, Salva Martí, en este mismo municipio. «Quería mantener la tradición ceramista y la técnica histórica», comenta.

Esta nueva obra, que engrosará su amplio curriculum entre los que consta el premio local Milagros Mir de pintura del año 2002, es su primer proyecto público que entraña además, un valor sentimental para el artista. «Yo iba a por agua a ese motor cuando era pequeño», recuerda y añade que es un edificio «cargado de simbolismo no solo por lo que representa sino también por los recuerdos que entraña».

El concejal de Urbanismo y Memoria Histórica, Martí Raga, visitó recientemente el estudio de Olivares para conocer de cerca los avances del mural. «Nos sentimos muy orgullosos de que sea él el que lleve adelante este proyecto porque le dará un valor añadido a la recuperación de este elemento del patrimonio local» y avanza que el artista también «colabora en el cartel de la semana dedicada a la memoria histórica».

La intención del Ayuntamiento es recuperar este motor, que guarda en su interior el pozo antiguo, como un espacio público y está previsto rehabilitar la fachada con ladrillo caravista y colocar un vallado nuevo. También se pretende mejorar su entorno, que es la última línea que precede al espacio dedicado a la huerta, y que permitirá mantener viva esta parte de la memoria de los habitantes del municipio.

Fotos

Vídeos