Meliana resuelve un problema histórico en el alcantarillado con una estación de bombeo

La nueva infraestructura cubrirá la zona este de la localidad y evitará la llegada de residuales a las acequias y los malos olores con 200.000 euros de inversión

M. COSTA MELIANA.

Una estación de bombeo ubicada junto al polideportivo municipal y más de 300 metros de nuevas canalizaciones resolverán buena parte de los problemas históricos que arrastra el alcantarillado de Meliana, especialmente en la zona este del municipio.

La obra se centrará en esta parte del municipio y estará dotada con una inversión de 200.000 euros. Los trabajos se desarrollarán en la calle Calvari, donde se realizará una canalización nueva, dentro del Plan de Obras y Servicios de la Diputación.

«Son unas obras importantes, tanto desde el punto de vista urbanístico y medioambiental, ya que con esta actuación se conectará la red de aguas residuales de la zona este a la nueva estación de bombeo, que las impulsará hacia la canalización de l'Edar que va hasta la depuradora de Alboraya y que transcurre por debajo del carril bici de la antigua vía Xurra», tal y como explicó ayer el alcalde y responsable del área de Urbanismo, Josep Riera.

Así se resolverá un «problema histórico del alcantarillado y se liberarán de aguas residuales las acequias de riego, aguas que tampoco llegarán hasta el mar». También así se evitarán los constantes malos olores que venían aparejados a la infraestructura y que provocaban quejas vecinales.

La empresa adjudicataria realizará las actuaciones en tres fases, dos tramos de canalización en la calle Calvario, previstas para este mes de agosto, y una tercera correspondiente a la estación de bombeo, que se acometerá ya en el mes de septiembre. El proyecto, redactado por Omnium Ibérico, concesionaria del servicio municipal de alcantarillado, resolverá parte de las deficiencias pero con esta actuación «buscaremos solucionar otros problemas de la red dentro del ámbito de actuación que afectan, por ejemplo, al colegio del Cristo».

Los trabajos se realizarán en las próximas semanas para «precisamente causar las menos molestias posibles, aprovechando que hay vacaciones escolares, la actividad del polideportivo es sensiblemente menor y en la localidad hay menos gente y también menos tránsito».

El alcalde Josep Riera explica que, «en la misma línea y también dentro de los planes de la Diputación, ya se ha planificado una actuación importante en el eje de las calles Valencia y Juli Benlloch». Estas actuaciones se iniciarán con cargo a las subvenciones de 2017, a lo largo del último cuatrimestre del año, y tendrán continuidad a lo largo de 2018.

Fotos

Vídeos