Meliana proyecta construir una rotonda de acceso desde la CV-300

El Ayuntamiento planifica varias mejoras urbanísticas en el eje oeste-este que atraviesa todo el casco urbano

A. DASÍ MELIANA.

Una de las actuaciones urbanísticas que ha proyectado el Ayuntamiento de Meliana a través de la financiación de fondos europeos es la construcción de una rotonda de acceso al municipio y a Foios desde la CV-300 que «reforzará el concepto de conurbación y mejorará la seguridad vial y la accesibilidad a ambas localidades», como señala el alcalde y concejal de Urbanismo, Josep Riera.

Las obras ya han sido licitadas por la Generalitat Valenciana, que es la titular del vial y ha incluido la inversión en los presupuestos de tres años. Además, también se ha previsto una actuación de mejora del paso a nivel de esta carretera que consiste en la ubicación de un paso para viandantes entre las avenidas Senyera y Santa Maria para comunicar ambas partes con el núcleo urbano.

Estas actuaciones se enmarcan dentro de las acciones previstas sobre el eje oeste este que conforman las calles Julia Benlloch, València y Garrigosa, que atraviesa todo el casco urbano. «La finalidad es reordenar el tránsito, facilitar la accesibilidad y la movilidad urbana y ganar espacios para la ciudadanía», como señala Riera y están contempladas en el documento estratégico europeo ViuHo, de desarrollo urbano sostenible y integrado (DUSI) elaborado conjuntamente con los ayuntamientos de Foios y Albalat dels Sorells.

Otra zona importante donde se va actuar es en el entorno del paso a nivel de la estación de Meliana, donde se ha previsto la prolongación de la calle Valencia, la construcción de una rotonda de confluencia en las calles Jaume Roig y Dr. Ferrer y la remodelación de Juli Benlloch, justo en la nueva glorieta prevista en la CV-300. Esto se enmarca dentro de los planes de la Diputación y contará con aportación municipal.

Una inversión muy importante, tal y como avanza el alcalde, es la prevista para ubicar una paso subterráneo para viandantes entre las calles Valencia y Sor Isabel de Villena, dos partes del núcleo urbano, ahora aisladas.

Otra zona en la que se está actuando es la calle Garrigosa, donde, como recuerda el primer edil, «el año pasado el Ayuntamiento derribó una casa en litigio y se pudo finalizar la urbanización en este punto».

Fotos

Vídeos