Un informe dice que anular el plan de la plaza Mayor es «jurídicamente inviable»

Las obras de construcción en la Plaza Mayor. / lp
Las obras de construcción en la Plaza Mayor. / lp

El documento realizado por el Consistorio de Mislata apunta que rescindir el proyecto de Conresa generaría indemnizaciones por 25 millones de euros

DANIEL NAVARRO MISLATA.

Un informe realizado por el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Mislata señala que «anular un PAI ya ejecutado, además de ser inviable jurídicamente, de realizarse, daría lugar a compensaciones e indemnizaciones».

El Consistorio se apoyó en dicho documento para subrayar la imposibilidad de paralizar la construcción de las torres de edificios de cerca de 15 alturas cuya construcción han comenzado en la plaza Mayor, junto a otras de mayor altura previstas en otros espacios del municipio.

En el caso del Plan de Reforma Integral (PRI) de Conresa, el cual afecta a dicha plaza, el técnico municipal señaló que «debería considerarse la devolución de las cantidades recibidas por el Consistorio, una cifra superior a los 7,5 millones de euros, así como el valor de los solares existentes pendientes de edificar, lo que elevaría la cifra hasta los 25 millones de euros». De igual manera, el responsable advirtió que a estos gastos habría que adicionar «los costes de las modificaciones de planeamiento, procesales e intereses, entre otros».

De igual manera, el técnico municipal recalcó que «si a dichas cuentas se le añaden los PAI's del Quint II y del Polígono T, la cifra superaría los 50 millones de euros», tal y como ya avanzó hace unos días la portavoz del gobierno municipal, María Luisa Martínez Mora. «Dichas cantidades son inasumibles para las arcas municipales», advirtieron desde el Consistorio.

Precisamente, tal y como contó LAS PROVINCIAS, la construcción de los futuros edificios ha desatado una oleada de críticas entre los vecinos, que alertan de «la masificación de viviendas en la localidad» y del «colapso de los servicios públicos» que se podría dar en Mislata, al tratarse de uno de los municipios con mayor densidad de población de Europa.

Como subrayaron desde el Consistorio «la demanda inmobiliaria había provocado que los agentes urbanizadores de esos PAI's no hubieron hecho efectivos sus derechos de edificabilidad. Sin embargo, las circunstancias están cambiando y los promotores están empezando ahora a solicitar licencias de construcción, que el Ayuntamiento no puede negar porque se trata de actuaciones aprobadas en su día cuando el PP de Mislata gobernaba con mayoría absoluta».

En esta línea, los socialistas denunciaron que «el aumento de la edificabilidad de la plaza Mayor se llevó a cabo a cambio de 7,5 millones, que al final se destinaron a pagar a Lubasa por los aparcamientos construidos, en la operación económica más ruinosa de la historia de Mislata».

Más

Fotos

Vídeos