«El humo nos estaba ahogando»

Dos estudiantes recogen sus pertenencias tras el incendio. / d. torres
Dos estudiantes recogen sus pertenencias tras el incendio. / d. torres

El edificio sufrió un apagón y las víctimas pedían auxilio mientras golpeaban las puertas para ser rescatadas por los bomberos Once estudiantes quedan atrapados por un incendio en su residencia de Alfara

J. A. MARRAHÍ ALFARA DEL PATRIARCA.

Como en una ratonera. Una prisión de humo que a punto estuvo de causar una gran desgracia. Así se las vieron los once estudiantes de la Universidad Cardenal Herrera-CEU que el lunes por la noche quedaron atrapados en el incendio de su residencia, en el número 41 de la calle Mayor de Alfara del Patriarca. Según los testigos y afectados, «se vivieron escenas de pánico» y seis de ellos tuvieron que ser rescatados por los bomberos tras pedir auxilio por las ventanas, cubrirse con telas o aporrear las puertas a oscuras para ser localizados en sus habitaciones.

Las llamas comenzaron sobre las 21.30 horas, en una moderna residencia de cuatro alturas y 14 plazas que inició su andadura en septiembre del año pasado. Parece claro que el fuego arrancó en el sótano, en concreto en la zona destinada a lavandería. Un responsable de la residencia aseguró ayer que a esas horas no suele haber nadie trabajando en ese lugar y no supo explicar el origen del siniestro. «No tenemos ni idea, lo aclarará la investigación de la Guardia Civil».

Lo cierto es que la combustión de materiales en el sótano generó una enorme columna de humo que, por el temible efecto chimenea, ascendió hacia las plantas superiores y sorprendió a los jóvenes que en ese momento descansaban o estudiaban en sus estancias.

Álvaro Toledo, un conquense de 18 años que estudia Fisioterapia y Enfermería, fue uno de los residentes en apuros. «Abrí la puerta y me encontré con un humo negro. No se podía respirar, nos estábamos ahogando. Encima no se veía nada, por lo que no pude ya volver a mi habitación. No la encontraba». Optó por bajar las escaleras y refugiarse con otros compañeros en la primera planta. «Salir a la calle era imposible, un riesgo. Desde allí avisamos al 112 y durante unos 15 minutos aporreamos la puerta para que los bomberos nos localizaran al llegar».

En similares apuros se vio Marta Cambra, una joven de Tarragona de 20 años estudiante de Veterinaria. «Estaba con el ordenador en mi cuarto cuando comenzó a salir un humo muy negro de los enchufes. Luego se fue la luz, intenté salir... No se veía nada. No podía respirar ni hablar de la cantidad de humo. Me ahogaba». La joven, como otros, bajó a ciegas las escaleras y fue auxiliada por compañeros en el primer piso. Allí le dieron agua y aguardó a ser rescatada por los bomberos. «Lo pasamos francamente mal». Ayer, mientras recogía sus cosas, sólo quería «olvidar y descansar».

Según una vecina, «uno de los chicos tuvo que bajar desnudo porque el incendio le sorprendió en la ducha». Además, «hubo otros que se quedaron atrapados en el ascensor cuando se fue la luz». Los servicios sanitarios asistieron a 11 víctimas de entre 18 y 29 años. Ocho pasaron la noche en el Hospital Arnau de Vilanova, pero todos están fuera de peligro. Eso sí, han tenido que realojarse con amigos o familiares.

Fotos

Vídeos