Godella pagará 3,2 millones por la sentencia de la expropiación

Los concejales votan la moción durante la última sesión plenaria. / lp

La propuesta se aprueba en el pleno con el voto de calidad de la alcaldesa y dimite el concejal de EU, Joan Cardo, al no estar de acuerdo con la negativa de su grupo

A. DASÍ GODELLA.

El voto de calidad de la alcaldesa, Eva Sanchis, decidió en la última sesión plenaria, aprobar la propuesta de acuerdo con Edifesa y pagar los 3,2 millones de euros por la sentencia de expropiación de la zona verde de Bovalar. La iniciativa contó con los votos favorables de Compromís, PSOE y Ciudadanos y la oposición del resto de grupos, PP, Canviem Entre Tots y EU. El concejal de esta última formación, Joan Cardo, mostró su disconformidad con la postura de su grupo a la hora de las votaciones y presentó su dimisión al acabar la sesión plenaria.

El equipo de gobierno lamentó la actitud «irresponsable» de todos los partidos que votaron en contra de un acuerdo para «la ejecución de una sentencia firme que se tiene que pagar». En este sentido, la alcaldesa, Eva Sanchis criticó la postura de EU, que calificó de «destructiva hacia este Gobierno, y de desconfianza absoluta hacia su regidor Joan Cardo y hacia el trabajo del equipo de Gobierno». Tanto ella como el resto de concejales agradecieron a Cardo su trabajo y le desearon «mucha suerte de cara al futuro».

El acuerdo con Edifesa establece dos escenarios de pago para hacer frente a la sentencia de expropiación y en ambos se fija el capital a abonar en 3,2 millones de euros, cifra en la que ya ha habido una quita respecto a la cantidad final fijada por los tribunales.

La primera posibilidad contempla que el Ayuntamiento pueda acceder al Fondo de Impulso Económico (FÍE) del Ministerio de Hacienda para recibir un préstamo de 1,5 millones de euros a pagar en 10 años sin intereses.

De esta forma, la administración local entregaría al propietario parte del remanente de tesorería de 2016, que se ha previsto en cerca de 810.000 euros, y el resto de capital pendiente se pagaría en tres veces, en unas cuotas de 300.000 euros anuales.

En el caso de no poder acceder a estas subvenciones, el Consistorio entregaría este año la cantidad de 850.000 euros del remanente de tesorería de 2016, y se establecería un plan de pagos a seis años con una cuota variable que iría desde los 387.000 euros hasta los 415.000 euros aproximadamente, contando la amortización y los intereses.

Fotos

Vídeos