Fuente del Jarro reclama ampliar la N-220 para acabar con colapsos diarios de tráfico

Un segundo accidente registrado esta semana vuelve a generar colas kilométricas en los accesos al área empresarial

MARINA COSTA PATERNA.

Un nuevo accidente de tráfico registrado esta semana, esta vez entre un camión y un turismo, volvió a colapsar ayer los accesos a Fuente del Jarro y todo el entramado empresarial, al generarse varios kilómetros de retenciones en la V-30 y diversas vías del área metropolitana.

Entre ellas volvió a encontrarse la N-220 o también llamada carretera del aeropuerto. «Dicha vía de comunicación, utilizada diariamente por trabajadores de Fuente del Jarro, así como de otros polígonos de la zona y por vecinos de Paterna, Manises, Ribarroja o los propios usuarios del aeropuerto, supone un embudo en el que se ven atrapados diariamente cientos de vehículos. Cuando hay un accidente como el de esta mañana (por ayer) o el del pasado martes, la situación pasa de retención a colapso», lamentaron desde la Asociación de Empresarios de Fuente del Jarro (Asivalco).

«Desde Fuente del Jarro llevamos décadas reclamando una mejora de los accesos. Somos conscientes que desde el compromiso adquirido por el Ministerio de Fomento con el Ayuntamiento de Paterna y con Asivalco en 2013 se han producido ciertos avances».

Pero, a juicio de la entidad empresarial, «falta el último empujón, como es la dotación económica que debe aparecer en los próximos Presupuestos Generales del Estado. Por tanto, desde la Asociación de Empresarios de Fuente del Jarro, por la competitividad de nuestras empresas, y por el bien de los miles de usuarios que cada día utilizan dicha carretera, reclamamos que no haya más retrasos» y se pueda realizar «cuanto antes las actuaciones imprescindibles para la mejora de la movilidad en dicha carretera». Las áreas empresariales de Fuente del Jarro y Táctica están rodeadas por las principales autovías y sus más de 650 empresas y 13.000 trabajadores soportan «accesos deficientes que provocan retenciones mientras se espera la ampliación de la N-220».

La carretera urbana entre el casco urbano y La Canyada separa ambos espacios industriales. Según un estudio desarrollado por el Ayuntamiento de Paterna hace unos años la rotonda que da acceso a esta carretera puede soportar más de 60.000 desplazamientos diarios, con picos de 6.000 vehículos a la hora.

Por otro lado, cualquier transporte que deba dirigirse desde este enclave industrial a las principales vías de comunicación que lo circundan, caso de la A-7 o la V-30, utiliza la N-220. Esta carretera de un solo carril por sentido soportaba ya en 2013, según estudios del Ministerio de Fomento, «un tráfico de 50.000 vehículos diarios, con casi un 10% de pesados, y puntas de hasta 2.800 vehículos por hora, produciéndose grandes retenciones y atascos cada día».

El repunte experimentado por la economía ha devuelto a la actualidad el problema de los accesos «en una situación límite para su empresariado, con retenciones en horas punta, ya sea para acceso o salida, y con importantes demoras de tiempo», explica Joaquín Ballester, gerente de Asivalco. Hay que recordar también que en Fuente del Jarro hay una estación de bomberos, central de Policía Local y un servicio de SAMU, «cuyos vehículos pueden verse bloqueados si han de salir en una hora crítica».

Cuando en 2013 Fomento inició los estudios para la ampliación de la carretera del aeropuerto, tanto empresariado como Ayuntamiento aprovecharon la coyuntura para reclamar «una solución conjunta para dicha carretera y el problema de los accesos».

En junio de 2015 Fomento anunció la aprobación del proyecto de duplicación de la N-220 y la ampliación de la V-30 con carriles adicionales, con una inversión estimada de 68 millones de euros.

El incendio de febrero de este año, que afectó hasta siete empresas de Fuente del Jarro y obligó a evacuar otras 200, volvió a poner de manifiesto «la necesidad de mejorar los accesos, no sólo para la competitividad sino para facilitar una evacuación ante una emergencia».

Por todo ello, tanto el empresariado como los trabajadores del área empresarial «esperan su consignación en los Presupuestos Generales del Estado 2018 para terminar con un embudo que cada día atrapa a miles de trabajadores».

Más

Fotos

Vídeos