Fallece Consuelo Yusá Serra, propietaria del restaurante Ca Consuelo de L’Eliana

Fallece Consuelo Yusá Serra, propietaria del restaurante Ca Consuelo de L’Eliana

Referente gastronómico en la población y acreditada repostera, actualmente regentaba tres establecimientos

J. F. Valencia

La cocinera, repostera y propietaria del Restaurante Ca Consuelo de L’Eliana, Consuelo Yusá Serra, ha fallecido en esta localidad de Camp de Túria a los 63 años de edad.

Nacida en La Pobla de Vallbona en el año 1954, Consuelo Yusá se instaló junto con sus padres en L’Eliana hace más de 40 años. En esta población abrieron un pequeño supermercado en el cual Consuelo se encargaba de todo un poco, aunque principalmente de la carnicería.

Pero su inquietud por la gastronomía, particularmente por los postres -como pudo demostrar años más tarde- la llevó a aventurarse en el negocio de la restauración. Casada con José García, con quien ha compartido casi medio siglo de vida, involucró a su marido en el sacrificado mundo de la cocina y pronto se ganaron una excelente reputación entre los vecinos de la localidad. Primero fueron las paellas, que José bordaba, pero más tarde se atrevió con otro tipo de arroces valencianos. Se convirtieron en un referente, especialmente los domingos, que no eran tales sin comer un arroz de Ca Consuelo. Mientras tanto, Consuelo daba rienda suelta a su creatividad repostera y sus postres también se hicieron un hueco importante en la cada vez más amplia carta de su restaurante. Su evolución fue continua y constante, hasta el punto de que el Restaurante Arrocería Ca Consuelo ha dado lugar a otros dos establecimiento: Ca Consuelo Gastrobar y Tap Tap, este último de reciente apertura y especializado en tapas y vinos.

Hay que señalar que en el desarrollo empresarial del restaurante durante estos últimos años ha tenido un peso importante la iniciativa del único hijo del matrimonio, Iván, que pese ser ingeniero industrial por la Universitat Politècnica de València, decidió implicarse en este sector que había vivido con tanta intensidad desde su nacimiento.

Pero al margen de la cocina, «que era su profesión además de su pasión y su hobby», tal y como afirma su hijo Iván, Consuelo tenía una nada desdeñable vocación artística y en sus escasas horas libres se dedicaba a la pintura, a la cerámica y realizar trabajos artísticos con vidrio. «De hecho en los restaurantes hay expuestas algunas obras de mi madre», afirma Iván.

Aunque también tenía otra pasión, que eran sus nietas Catalina y Sofía, de 9 y 7 años, a las que dedicaba todo el tiempo que podía. Para ellas también, su pérdida ha sido un duro golpe.

La misa funeral se celebró ayer en la Parroquia del Carmen de L’Eliana, acompañada por un gran número a de familiares, amigos y vecinos del pueblo.

Fotos

Vídeos